Bordados y notas del traductor

A raíz del éxito de la adaptación al cine de Persepolis, se han editado en España durante este año otras dos obras de la estupenda autora de comics Marjane Satrapi, Pollo con ciruelas y Bordados. Esta última, que vuelve a ser una historia familiar donde la madre y sobre todo la abuela de la autora tienen un gran protagonismo, se titula en francés Broderies y la edición española ofrece en la primera página la entrada de un diccionario francés-español correspondiente a esta palabra, explicando sus tres sentidos. El primero y más literal es el resultado de la acción de bordar, es decir, un dibujo en relieve sobre un paño o tela. Pero en francés existen dos sentidos figurados: broderies, bordados, quiere decir cotilleos, chismes, y también es una forma de referirse a la reconstrucción quirúrgica del himen de la mujer.

Con esta aclaración vemos todos los sentidos que engloba Broderies, un título que evoca a la perfección lo que es el tebeo, un grupo de mujeres que se reúnen para hablar de sus cosas y de las cosas de otras mujeres que conocen; aunque eso sí, las protagonistas no bordan ni cosen durante la historia. Conseguir una traducción que reuniera todos estos matices era una tarea difícil; bordar tiene también su sentido figurado en español, que es hacer algo muy bien (este examen lo he bordado), pero que no tiene nada que ver con la intención de la autora. Sí se dice a veces hacerle o coserle a alguien un traje para indicar que se rumorea o se cotillea sobre una persona, pero no se dice bordarle un traje, y la reconstrucción del himen aquí es un zurcido y no un bordado.

Ante esta dificultad, la traductora ha optado por incluir la entrada del diccionario, un recurso muy didáctico, que proporciona una información muy útil para el lector, pero que me parece también un poco peligroso por lo cómodo que resulta para el traductor. Si se extendiera pasaría algo semejante a lo que ya ocurre un poco con las películas: como el DVD permite incluir escenas e incluso finales alternativos en los extras, los autores de una película piensan a veces directamente en dos versiones, la del cine y la del DVD. Eso no debería ser así a mi entender, creo que el autor debería mojarse y decidir cuál es el final que debe tener su obra en lugar de quedarse indeciso y dejar un final para la versión en salas y otro para el DVD. Con el traductor ocurre algo parecido; su trabajo consiste, entre otras cosas, en arriesgarse y optar por la opción que le parece la mejor, no en explicar todos los sentidos de la palabra. No estoy criticando la opción que han tomado en la traducción de este comic, al contrario, me parece muy enriquecedora la explicación, pero creo que es un recurso extremo por parte del traductor al que sólo se debe acudir en ocasiones muy contadas, pero que seguramente irá a más porque va un poco en la línea de una interacción cada vez mayor entre creador y público de una obra, que es la tendencia actual.

17 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Claro porque, además, si dices que de las tres acepciones que tiene la palabra francesa, la única que no sale en el álbum es justo la de bordar (la española), entonces, además de incluir lo del diccionario en plan Pulp Ficition (que me parece curioso y que incluso podría estar en el original), tendría uqe haber elegido otra palabra para el título. ¿Cuál? Eso ya no lo sé, pero quizá la última que podría elegir es "Bordados", que da una imagen falsa y muy poco vendedora de lo que será la novela gráfica en cuestión.

Dillinger is dead dijo...

Bueno, no es tan mal título porque lo de los bordados evoca un universo femenino y alude a algo lleno de sutilezas y detalles, y creo que para la autora era tanto o más importante sugerir eso como lo de los cotilleos; "zurcidos" me habría parecido un título muy feo y "cosidos" no se habría entendido bien a qué se refería.

La navaja en el ojo dijo...

Como no lo he leído, no sé. Me guiaba por lo que habías contado en la entrada. No decía "zurcidos" o "cosidos", sino algo completamente distnto, que no tenga que ver con aguja e hilo. Pero ya digo que sin leerlo, sólo hablaba por lo que decías ahí.

i dijo...

yo leí el tebeo poco después de que saliese en España en 2004 traducido por Manel Domínguez. la verdad es que la entrada de diccionario no me desentonó en el resto de la obra, hasta el punto de que no había siquiera pensado que podía ser una solución del traductor. si lo fue, me parece una resolución genial.
no sé francés, pero soy traductora, y ¡ya quisiera poder decir que una idea así había sido cosa mía!

vic dijo...

A mí me parece muy interesante la opción del traductor de incluir la entrada del diccionario, muy a lo Pulp fiction como dicen por aquí arriba. Pero, es que en este caso concreto es bastante complicado encontrar una palabra que traslade al lector todos los significados de Broderies. Es más, si me apuras,si no se hubiera incluído esa "aclaración", yo no hubiera sabido lo de la reconstrucción del himen. Ni siquiera sabía que se decía "zurcido" en español. Llamadme inculta. Pero estoy de acuerdo, en lo de que el traductor debe arriesgarse y apostar por alguna traducción...

Saludos

Carcayú dijo...

En casos peliagudos como el presnete veo bastante bien la opción tomada.
También suelen hacerlo en algunos mangas (no recuerdo la editorial) donde, al final del tomo, hay un apartado de aclaraciones, donde te explican distintos términos que se han usado a lo largo del cómic. Suelen ser bastante comunes las alusiones a mitología o costumbres sociales, que por estos lares son totalmente desconocidas, por lot anto, deciden poner un afiche donde explicarlas.
No sé, a mí siempre me ha gustado que pusiesen esa sección de aclaraciones. Aunque hace años que no compro ningún manga ^^U

P.D.: No sé si ya lo habréis hecho, pero me gustaría conocer vuestra opinión (bastante más experta que la mía) sobre Die Hard = La Jungla de Cristal, y el porqué no usar Duro de Matar (como en otros lugares latinos).

La navaja en el ojo dijo...

Carcayú: sobre la traducción de Jungla de cristal.

Carcayú dijo...

¡Muchas gracias! ^^
Voy a leerlo ahora mismo ^o^

Carcayú dijo...

Ya está.
Es, oficialmente, mi post favorito del blog.
A mí, personalmente, me parecía una buena opción "Duro de matar", me aprece que también se adapta bien a lo que es el film en sí. De todos modos, la peli es tan genial que es uno de esos casos en los que me hace olvidar la mala traducción de su título.
Si en su día hubiesen puesto Duro de Matar creo que habrían obtenido los mismos resultados, sin embargo, ahora ya no, "lo malos hábitos son difíciles de quitar".

La navaja en el ojo dijo...

Gracias, Carcayú.

geminisdespechada dijo...

tapper-wares? jeje

Xander_VJ dijo...

A mi las notas de traductores no me suelen gustar, a no ser que sean verdaderamente imprescindibles. Después de todo, quieras que no, son textos que te obligan a desviar tu atención de la obra.

El problema es que últimamente lo estoy viendo convertirse en un vicio, ya que aparecen constantemente en traducciones profesionales de mangas, y en las amateur ya mejor ni hablemos. En algunos fansubs de animes prácticamente tienes que tener un ojo en la parte de abajo de la pantalla y otro en la parte de arriba, atento a las notas de traducción.

Vamos, que considero que esto debería ser un ultimísimo recurso, casi desesperado.

La navaja en el ojo dijo...

Sí, lo de los fansubs lo iba a comentar cuando Carcayú mencionó los mangas. En un libro/tebeo, todavía puedes meter estas cosas porque se tiene todo el tiempo que haga falta, pero en una cosa audiovisual es una locura. Y en los fansubs en lugar de recurrir a ello cuando no hay más remedio, como dices, lo utilizan a destajo, probablemente para así demostrar que conocen mucho la cultura y el idioma.

Yo admiro el trabajazo que hacen con esas traducciones y la cantidad de cosas que saben y agradezco su labor, pues de otra forma no podría ver series asiáticas, pero es verdad que muchas veces no da tiempo a leer todo lo que ponen y, si da, hay que estar muy pendiente.

En los mangas está bien que se incluyan aclaraciones de ese tipo de vez en cuando. O, si no, que al final del todo (a veces el final será el principio) te añadan sus reportajillos culturales y tal, pero que eso sirva de complemento, que no sea necesario para entender el texto.

En en caso de "Broderies" es bastante necesario, no es sólo un complemento. Y el hecho de que esté dentro de la b-d hace que ya el título no valga demasiado porque yo veo una cosa que se titula "Bordados" y no me la compro ni de coña, salvo que me hablen mucho de ella o conozca a la autora (como es el caso para toda la gente que se ha comprado el álbum de Satrapi). Si esa aclaración estuviese en la portada, sería una cutrez, pero cumpliría el propósito. Pero estando dentro, sólo va a tener un efecto e las personas que ya se lo hayan comprado y el título tendría que tener efecto en cualquier persona, en cualquier cliente potencial.

elperejil dijo...

Desde que hemos ampliado la familia (hace tres semanitas) apenas tengo tiempo de leer o postear, no digamos ya de ir al cine o ver la tele, pero algún momentito saco para seguir viendo vuestros blogs y alguna que otra cosa. Y también saco tiempo para leer un poco por las noches... y a eso viene este post, aunque sea un excurso, porque el otro día me acordé de vosotros leyendo un libro de historia (para relajarme leo historia y biología en vez de comics o bestsellers... sé que es raro).
En él se contaba una anécdora de los que se supone que son la élite de los traductores: los traductores simultaneos de los jefes de estado. Tipos con una formación y experiencia enormes.
La historia hace referencia a la mesa de negociación de París, en 1973, para las conversaciones de paz de la guerra de Vietnam. El problema es que en ese momento de guerra no había ningún traductor de "inglés-vietnamita" son la suficiente experiencia y fiabilidad por parte de los dos bandos. Así que hubo cuatro. Los americanos llevaron a un tipo que traducía del vietnamita el francés y a otro que traducía de ese francés al inglés. Los vietnamitas, por su parte, llevaron a otros dos; uno del inglés al frances y otro del francés al vietnamita. Así que un simple cruce de frases pasaba a través de seis personas (los dos presidentes o diplomáticos y los cuatro traductores). Pese a la calidad de los profesionales, los inevitables "lost in traslation", expresiones intraducibles, falsos amigos, etc. pronto hicieron su aparición y los asistentes decían que aquello era un infierno para hacerse entender, no digamos ya si el tema era la paz para una guerra que ya duraba casi 30 años.
El caso más simpático, que acabó provocando que la delegación americana tuviera que contener la risa, fue cuando tras un discurso del presidente de Estados Unidos el líder vietnamita preguntó a los americanos que qué querían decir exactamente con lo de "que deberían entregarles la piel del mapache para clavarla en la pared". Tras las risas intentaron saber que era exactamente lo que había pasado, qué palabras hacían causado ese pintoresco erros, pero fue imposible.

La navaja en el ojo dijo...

La gente también debería tener en cuenta que le están traduciendo con esfuerzo y no utilizar metáforas chungas o expresiones coloquiales, debería hablar lo más claramente que pudiese. Porque eso de la piel del mapache seguro que fue una forma de hablar. Vaya cristo. Lo de la Torre de Babel se produce en la vida real.

elperejil dijo...

Tienes toda la razón, y más cuando lo que está en juego es un tratado de paz donde las ambigüedades y dudas son peligrosas... y aún más si lo que vas a decir va a pasar por varias bocas... la verdad es que debió de ser una pesadilla. El americano decía algo al traductor 1 que lo pasaba del inglés al francés, el traductor 2 lo pasaba del francés al vietnamita, el líder vietnamita lo escuchaba y respondía al traductor 3 que pasaba eso del vietnamita al francés, y el traductor 4 lo pasaba del francés nuevamente al inglés... seis cabezas y tres idiomas para un simple intercambio de dos frases... como bien dices una verdadera torre de Babel. No me extraña que esas conversaciones de Paz hayan sido las más largas de la historia (y para lo que duró el tratado...)

Ben dijo...

Hay una buena list de recursos aqui http://www.justpublish.es/#!ingles/cihc

Un saludo,

Ben