La importancia de llamarse Ernesto: traducciones teatrales

Creo que hasta ahora nunca nos habíamos referido a las traducciones para el teatro, que es otro medio audiovisual. En principio parece que, a diferencia del cine que es más popular, el teatro, en su posición más de alta cultura, sí debería de disfrutar de traducciones buenas y cuidadas. Aunque evidentemente hay de todo, lo cierto es que no siempre es así. Ya me ha pasado más de una vez que los diálogos de una obra teatral me suenen tan a inglés y a traducción rápida como los de muchas películas.

Escojo como primer ejemplo una obra alabada por la crítica por la calidad de la traducción del texto, algo que me enarcó considerablemente las cejas: Traición de Harold Pinter, que ahora creo que ya no representan en Madrid. Los actores lo hacían muy bien y no encontré queja respecto a la puesta en escena, pero las opciones de traducción eran harto discutibles. Recuerdo una disertación de un personaje respecto a las diferencias entre los bebés chico y los bebés chica, típico recurso de traductor vago o despistado; debido a la ausencia de sufijos que indiquen el género en inglés, se suele hablar de male teachers y female teachers para distinguir a los profesores de las profesoras, o en este caso, male babies y female babies para concretar el sexo de los bebés. En español, cuando los padres se refieren a sus hijos no utilizan tanto lo de bebés como en inglés, se suele hablar simplemente de niños o niñas, con lo que ya está expresada la diferencia de género.

Mucha más miga tiene La importancia de llamarse Ernesto, a la que creo que ya nos habíamos referido alguna vez en los comentarios de otras entradas y que sí se está representando actualmente. Hay un problema importante de base, que es que la obra se llama The importance of being Earnest, juego de palabras entre el nombre de pila y el adjetivo earnest que quiere decir serio, formal. No sólo se trata del título, puesto que la obra habla de dos mujeres a las que les seduce el nombre Ernesto por lo que les evoca en un hombre; entre nosotros el planteamiento de esta comedia se ve como alocado y surrealista, porque no vemos ningún tipo de matiz ni nada peculiar en el nombre Ernesto. Sin embargo la preferencia de estas mujeres no es tan caprichosa en la versión original; cambiando el nombre por otro equivalente en español, como Severo, y llamándola La importancia de ser Severo, sí tendríamos el mismo juego de palabras que en inglés y tendría sentido cuando un amigo le dice al otro pues no tienes pinta de Severo, un chiste que en la versión española, con el nombre Ernesto, se ve como un humor más surrealista que otra cosa. Sí es cierto que lo de las mujeres enamoradas de un hombre severo tendría un matiz de sumisión un tanto problemático, pero es el nombre de pila más próximo que se me ocurre.

Dada la fama que tiene la obra, es prácticamente imposible a estas alturas cambiar eso, pero había otros detalles típicos de una traducción flojilla. De nuevo debido a la ausencia de sufijos, en este caso diminutivos, los ingleses añaden big o little para todo; my little niece, más que mi pequeña sobrina, que es muy literal, sería mi sobrinita en español. En la obra hablaban varias veces de mi pequeña tía, mi pequeña sobrina, etc. Algo parecido ocurre con El pequeño Nemo, La pequeña Lulu o El pequeño Nicolás. En español para hablar de forma cariñosa o irónica de un niño se habla de Gabrielito o Gabi, Juanito, Susanita o Susi, etc., mientras que en otros idiomas se diría little Gabriel o la petite Susanne. Con Lulu o Nemo, dado que no son nombres españoles y Lulita o Nemito nos sonaría muy raro, se entiende como mal menor lo de pequeña Lulu y pequeño Nemo, pero El pequeño Nicolás sería más bien Nico o Nicolasito.

24 comentarios:

Ernesto dijo...

Upsss... incontables las veces que me han hecho alusion a proposito de la citada obra.

Por cierto, hace unos años en Peru se monto pero con el titulo "La importancia de ser Constante", y por ahi explicaban que preferian esa traduccion para reflejar mas el sentido de la obra.

Ya que estoy aqui, aprovecho para dejarles este enlace con entrevistas a los dobladores mexicanos clasicos, ya que algunos de sus trabajos se han visto en España.
http://www.youtube.com/watch?v=g4fBpR6jlaA&feature=rec-fresh

Borja "Carcayú" Prieto Coscollá dijo...

Una pregunta para satisfacer mi curiosidad en caso de que pueda ser contestada:
¿Te dedicas profesionalmente a la traducción?
Porque si es así debe de dar gusto leer tus traducciones, la de veces que me han amargado una película por culpa de los dichosos subtítulos (incluso en los extras de los DVDs, los subtítulos suelen dejar bastante que desear...)

Anna dijo...

A propósito de The importance of being Ernest, en catalán se publicó una traducción que conservó, con bastante éxito, el juego de palabras del original: La importància de ser Frank. "Franc" (con c) en catalán significa franco, honesto, sincero. Dicen por ahí que se inspiró en la traducción italiana publicada anteriormente, L'importanza di essere Franco.

Y tienes razón, lo de "bebés chico" y "bebés chica" es de juzgado de guardia...

Elena dijo...

Lo de Frank es un gag muy corriente en las comedias...

A: "I'll be frank."
B: "Hello, Frank!"

Con la variante:

A: "Surely, ...."
B: "..., and don't call me Shirley!"

Anónimo dijo...

Franco, Justo, Modesto, Máximo, Marcial, Perpetuo, Próspero, Segundo, Primo, Salvador, incluso Eugenio podrían haber dado el juego de palabras también.

Vetustense dijo...

Pongo el ejemplo de tres traducciones al asturiano publicadas:

The Importance of Being Earnest -
LA IMPORTANCIA DE SER SEVERU

Le Petit Nicolas-
COLASÍN (o "Nicolasín", pero creo que es COLASÍN)

Le Petit Prince-
EL PRINCIPÍN


Como veis, los traductores al asturiano han sabido ver eso que habeis dicho. A mi me llamó mucho la atención lo de "Severu", pues yo siempre le había dado vueltas a cómo traducilo y no se me había ocurrido.

En cuanto a los diminutivos, el asturiano usa con más frecuencia el diminutivo con sufijo que el castellano, así que es muy corriente que los traductores acudan a él.

Dillinger is dead dijo...

Por partes; alguna vez nos habían preguntado ya si nos dedicamos profesionalmente a la traducción. No; yo tengo la licenciatura en traducción y he hecho algún trabajillo como traducciones de subtítulos para festivales pero mi trabajo es profesor de secundaria. Navaja, la otra autora del blog, ha hecho trabajos puntuales de traducción de guiones, si no recuerdo mal, pero tampoco es esa su actividad profesional principal.

Estuve a punto de sugerir Marcial como otro posible nombre en lugar de Severo, pero al no ser los personajes soldados ni militares no me terminó de parecer adecuado. En Italia lo tienen más fácil porque Franco es un nombre bastante habitual allí. Modesto o Próspero están bien, pero no se acercan mucho al significado de Earnest, mientras que Severo sí. No sé si Constante es un nombre frecuente en Perú, en España sonaría raro.

Que curioso lo de las traducciones asturianas, naturalmente estoy de acuerdo con ellas :-) Y ahora que comentais lo de El principito, pues ahí sí se dieron cuenta de que era una opción mejor que "El pequeño príncipe".

Muchas gracias por los comentarios, realmente interesantes todos ellos.

La navaja en el ojo dijo...

De guiones y de más cosas. Pero decir cuál es mi actividad profesional principal sería lo difícil, jejeje.

Alan dijo...

Supongo que el tema de las traducciones asturianas ocurrirá porque son más modernas, y han tenido tiempo de aprender de los errores de las traducciones al castellano. Es una pena que se haya perdido ese juego de palabras, porque la comedia en versión original es excelente. Siempre que hablo de ella con alguien tengo que explicar este tema.

Por cierto, aprovecho para recomendar la adaptación cinematográfica (la que protagoniza Rupert Everett). Respetaron mucho el guión original, y mantuvieron su gracia.

Ernesto dijo...

No, no lo es, asi que queda como curiosidad de otro intento de escapar de una fallida literalidad en la traduccion...

Komond dijo...

Bueno, con lo de Ernesto yo siempre había pensado en algo tipo Honesto. ahora, lo que no me parece realmente correcto es tu opción de "La importancia de ser Severo"... después de todo, aunque diga being, es más con el sentido de que se llame así a que lo sea. Lo que es importante y las consecuencias se las trae el llamarse así, no que lo sea. Al usar "de ser", en castellano se pierde el significado del nombre si pones un nombre/adjetivo detrás.

viscotivas_tovas dijo...

Acá en Argentina también es "El Principito"...
hace unos meses me surgió el dilema de si el personaje era un zorro o una zorra (en la mayoría de las ediciones dice "zorro", pero en una cubana que tengo y es la que siempre leí, dice "zorra"). Pregunté a mis amigos si en la versión que cada uno había leído decía "zorro" o "zorra". Me sentí un poquito decepcionado cuando todos me contestaban "zorro"... yo siempre había leído al personaje como femenino... en mi cabeza tenía voz de mujer.
busqué y busqué en internet, para sacarme la duda. Encontré en youtube una película de animación brasilera donde el personaje de la zorra también tiene voz de mujer, y le dicen "raposa".
Seguí buscando y me encontré con una entrada vieja de este blog que hablaba sobre este dilema y entendí todo.
Gracias a eso conocí este excelentíiiisimo blog. Están enlazados con el nuesro.

Suerte.

geminisdespechada dijo...

el principín me encanta como título, dónde va a parar :)

Komond dijo...

viscotivas_tovas, que coincidencia, también en asturiano zorra se dice raposa :P, aunque yo no sé como está en la versión asturiana en este caso, otra gente más experimentada te lo podría decir.

La navaja en el ojo dijo...

Borja "Carcayú" Prieto Coscollá: si quieres ver unos vídeos subtitulados por mí, aquí los puedes encontrar.

elperejil dijo...

Hay ediciones de esa comedia de Oscar Wilde con el título "La importancia de ser severo". De hecho creo que el primero en emplearla fue el gran escritor mexicano Alfonso Reyes, y a partir de ahí se editó varias veces con este título que tan bien proponéis. En la época y contexto de Alfonso Reyes lo de "severo" tenía unas connotaciones más positivas que negativas.
En España, sin embargo, es más habitual encontrala con la traducción directa "La importancia de llamarse Ernesto".

La navaja en el ojo dijo...

Yo siempre había entendido el adjetivo "earnest" de la obra como "ferviente", "perseverante", etc... No lo recuerdo bien porque lo leí hace mucho, pero me suena que la importancia estaba en la insitencia de este hombre, no en su seriedad. Y me suena, pero también vagamente por el mismo motivo, que el nombre de Ernest en sí lo que les evocaba era un nombre de clase alta, bonito, de señor elegante y probablemente guapo. No sería tan raro que en esa época en España no fuese lo mismo para un señor llamarse (con perdón por los que se llamen así) Paco que Roberto o Carlos o algo que sonase a clase alta (como todo, esto se ha democratizado, pero en aquella época, los nombres de pila podían sonar a una clase o a otra).

En inglés, earnest y Ernest se escriben de forma diferente. No sé si eso en la traducción también habría que tratar de buscarlo o no. Luego hay otra cuestión: los títulos en inglés llevan todas las palabras, o al menos las importantes, en mayúscula y por eso el juego ya viene dado entre nombre propio y adjetivo. Pero en español no es correcto poner en mayúscula todas las palabras de un título, aunque la gente lo hace mucho, por influencia del inglés. Entonces, si se pusiese mayúscula ya daría esa idea. Podría ser esa la diferencia equivalente a la "a" de más que tiene en inglés.

Bereni-C dijo...

¿"El pequeño príncipe"? No entiendo la alusión a este título. En castellano y en España, que yo sepa, siempre ha sido "El principito". Para una vez que traducen bien...

Anónimo dijo...

Buenas tardes;
Necesito urgente ubicar traductores al asturiano y me esta resultando muy complicado...Alguien podría ayurdarme???...Muchas gracias

La navaja en el ojo dijo...

Estimado/a señor/a "anónimo": estoy segura de que si repite su pregunta en este blog: http://reypanzudo.blogspot.com/ podrán indicarle mejor. Gracias.

Iñaki dijo...

Hola,

Acabo de descubrir tu blog (¿habría que decir 'cuaderno de bitácora'? ;o)) y estoy deslumbrado. Me encanta.
Soy un apasionado de la traducción (y del doblaje, para mayores señas) de modo que me pasaré a menudo por aquí.

Quería hacer un apunte respecto a la mala traducción de 'Le petit Nicolas' en castellano, empezando por el título. Efectivamente, 'Nicolasito', 'Nico' o incluso 'Nicolasete' me parecen opciones que respetan el original. El 'petit' francés debería traducirse mediante un sufijo diminutivo (-ito, -illo-, -ete) y no siempre mediante el adjetivo 'pequeño'. Para muestra, un botón (y bien castizo además): 'ManolITO Gafotas'.

Un abrazo.
Iñaki

La navaja en el ojo dijo...

Muchas gracias, Iñaki. El autor de este artículo, Dillinger, ya ha dejado el blog y no sé siquiera si leerá los comentarios que se publican. Pero creo que ambos decís lo mismo con respecto a lo de que "petit" debería convertirse en diminutivo y no trasladar con una palabra aparte.

Iñaki dijo...

Sí, la reflexión a propósito de cómo trasladar 'petit' al castellano se hacía eco de las palabras de Dillinger. Gracias por puntualizarlo.

Respecto a 'earnest', yo siempre había creído que guardaba relación con 'adinerado', por aquello de la carga semántica del verbo 'to earn'.
Tendría que refrescar la obra (alguien ha mencionado la adaptación cinematográfica con Rupert Everett, Colin Firth y Judi Dench, que es la que tengo en mente) pero no me parece descabellado que, precisamente en el contexto de la época, lo que una jovencita busque (y lo que una madre quiera para su hija) sea un caballero lo más adinerado posible ('earnEST'). Dinero y posición social.

El juego de palabras es dificilísimo de mantener en castellano. Vuestras propuestas me gustan; percibo, sin embargo, a la luz de lo que señala otro bloggero, que el escollo principal radica en ese 'being', que habría que traducir por 'llamarse', y eso limita bastante el posterior juego de palabras.

No me enrollo más.

Pablo dijo...

Como tengo por costumbre, llego muy tarde al debate, pero me ha hecho gracia que más gente le haya dado vueltas a cómo solucionar la incongruencia de plantea la traducción de " La importancia de llamarse Ernesto"-

Yo lo había resuelto para mí pensando en llamar al personaje Sergio y (puesto que es obra de teatro) incluir instrucciones para que se aspire la ge, de manera que toda mención del nombre sea "serio", que además cuadra mucho más con el significado de "earnest".

Saludos