Las onomatopeyas en los comics

Hablamos una vez de la grafía de las onomatopeyas en general. En el cine las onomatopeyas difícilmente pueden dar mucho juego más allá de títulos o rótulos, pero en el comic sí pueden formar parte de la narración y representan todo un reto para el traductor en el caso del inglés, idioma onomatopéyico por excelencia. Mientras en nuestra lengua las onomatopeyas son más bien sonidos arbitrarios, en inglés suelen ser palabras completas por lo que están mucho más llenas de significado que para nosotros.

Como ejemplo de traducción, o más bien no traducción, poco adecuada de onomatopeyas tenemos este tebeo, Cumpleaños turbulento, del autor británico Nabiel Kanan. Pueden ver que en una de las viñetas alguien llama a la puerta con los nudillos. En inglés este sonido se representa knock, knock puesto que llamar a la puerta se dice knock on the door. En español se escribe toc, toc, como todos sabemos; sin embargo en el tebeo han mantenido el knock inglés, lo cual no tiene ningún sentido. Hay otros casos que sí plantearían dificultad, ya que en inglés cualquier verbo se puede convertir en onomatopeya y en español no, por lo que pueden surgir dudas acerca de como traducir, por ejemplo, el scratch de un gato arañando o de alguien rascándose, sonido para el que no existe, al menos que yo recuerde, una onomatopeya definida en nuestro idioma. Pero en este caso sí la hay y no tiene sentido mantenerlo en inglés.

Por último me llamó la atención este treep para imitar el sonido de un teléfono en lugar del tradicional ring, que por cierto ya hemos aceptado sin problemas como onomatopeya en español, aunque para nosotros es sólo eso y para los anglosajones se trata de un verbo. Podría pensarse que utilizan treep y no ring para diferenciar el politono de un móvil del sonido tradicional de un teléfono fijo pero no es así, en otra viñeta suena el teléfono de casa y también se representa por treep. Si alguien tiene alguna pista acerca de donde puede venir lo del treep, somos todo oídos.

29 comentarios:

SuperSantiEgo dijo...

Pero si eso no es na. Incluso dentro de los bocadillos dejan a veces en inglés cosas como SIGH o GRUNT, como si fueran onomatopeyas, cuando en realidad no son sino anotaciones de que entre las palabras hay suspiros o gruñidos.

Y lo del manga es aún mejor: si no dejas las onomatopeyas en katakana, o sea que no se entiendan, los otakus montan en cólera.

A mí que en los comics originales en inglés o japonés no toquen el dibujo y conserven las onomatopeyas... hasta cierto punto lo comprendo, y si los perros tienen que decir "Arf" en vez de guau... pues vale. Lo más cachondo es cuando ves que las importan a los mismos comics hechos en español, que eso sí que es de traca.

doblesentido dijo...

Es que el ingés es un idioma un onomatopéyico (toma palabro).

Como dice supersantiego SIGH, GRUNT o el también poco traducido YAWN son verbos, pero muy "visuales".

geminisdespechada dijo...

qué curioso lo del treep, no lo he conseguido encontrar...

sobre los comics, es porque las onomatopeyas van por encima del dibujo normalmente, no en los bocadillos, y no las pueden traducir, no? eso pensaba yo..

La navaja en el ojo dijo...

Iba a decir lo que Supersantiego: que en los mangas que yo leo, las onomatopeyas están en japonés, o sea, que no las entiendes. Ni siquiera puedes acercarte a leer más o menos como les sonaría a ellos, como sí ocurre con idiomas con el mismo alfabeto.

Pero, claro, en cómic/manga/tebeo, etc... hay otra cuestión que se podría tener en cuenta y que es el motivo por el cual no se traducen: la onomatopeya se considera parte del dibujo. Y entonces:

A) está el respeto sacrosanto al dibujante y no se quiere manchar su obra redibujando por alguien sin arte las preciosas letras que ha creado. Claro, como siempre, mucho respeto a lo formal, pero al contenido –que yo creo que es más importante— ningún respeto. Igual que cuando la gente dice que el doblaje es malo, sí que lo es claro, pero no te das cuenta de que leyendo sólo subtítulos sin saber el idioma pierdes mucho contenido que escuchando un doblaje. Pero quien dice esto sólo tiene interés por que la actuación de los actores quede incólume, el guión no le importa. En el caso que pones de ejemplo, son feísimos y no habría por qué respetarlos, pero entonces llega el otro motivo:

B) no es lo mismo borrar el bocadillo y rellenarlo con nuestras palabras con una máquina que encargar a un ilustrador que se curre unas letritas con una forma parecida a las que tiene el tebeo. Ponerlas a máquina, pero grandes, sería un destrozo gigantesco. Y por gañán que sea quien las haga, incluso aunque no sea una persona que se dedique a la ilustración, ya es un trabajo más y una cosas más que hay que pagar.

En cuanto a traducciones bien hechas de onomatopeyas en álbumes, me encantan las de Ralf König. En este caso sí que hay que traducirlas porque el tío lo que hace es utilizar la palabra, pero sin terminarla del todo. Y lo más curioso es que encuentra que sí son expresiones bastante aliteradas hacia el sonido de lo que se quiere representar y le funcionan en los dos sentidos. Por ejemplo: "rasc, rasc", "suspir, suspir", "chup, resoll, ahog"… Luego tienen algunas que no las traducen (quizá porque están más dibujadas, como decía antes), pero que me parece bien porque ha aportado mucho a mi vocabulario. El sonido discotecoso horrendo de música que aquí llamamos "chunda-chunda", para los alemanes debe de ser (a lo mejor sólo para Ralf) "bufta-bufta" y así se queda, pero tiene mucha gracia.

Dillinger is dead dijo...

No es una cuestión de respeto al dibujante porque si os fijais los "knock" de la viñeta tienen signo de admiración abierto y cerrado. Como sabemos, el signo abierto sólo existe en español, por lo tanto es un añadido de los traductores. Si añaden un signo bien pueden cambiar las letras y sustituir el "knock" por el "toc", sencillamente han sido descuidados o iban muy pillados de tiempo.

Lo que dice Navaja es muy acertado, con tanto respeto a chorradas formales que tampoco tienen tanta importancia lo que hacen es traicionar el contenido que quiere transmitir el autor. Es como la estupidez esta de editar los mangas con el formato japonés, leyendo de derecha a izquierda. Con ese cambio convierten a estos mangas en una rareza o algo para iniciados, una intención elitista totalmente ajena en la mayoría de los casos al autor, que los dibuja así porque eso es lo normal en Japón. Sería como si ahora un espabilado dijera que hay que traducir los libros del árabe poniendo todas las palabras al revés porque así es como leen ellos.

Lo del doblaje y la V.O. no está tan claro, porque con el doblaje no sólo pierdes la interpretación de los actores sino también toda la banda sonora original de la película (no me refiero a la partitura musical sino a todos los sonidos), por lo que decir si se gana más que lo que se pierde es complicado y depende de lo que valore más cada espectador. Sí me parece puro esnobismo la defensa de la versión original en cine que está completamente doblado (como suele ocurrir con los directores italianos) o en animación.

La navaja en el ojo dijo...

Anda, pues es verdad. En estos casos que has escaneado tú ni siquiera tienen la excusa de no volver a dibujarlos.

Sí, lo de los mangas del revés lo pensé, jeje. Pero no lo dije porque podría dar pie a una discusión muy larga.

En cuanto al doblaje, que conste que yo no lo defiendo. Pero digo que quienes arremeten contra él casi nunca piensan en los defectos que también tiene la v. o. Si se metiesen con él sabiendo que la v. o. tampoco es la solución perfecta, me parecería una discusión más interesante.

En cuanto a la banda internacional, ya lo dijimos en otro post: en la v. o. tampoco tenemos siempre sonido directo, la mayoría de las escenas hay que redoblarlas porque las condiciones de sonido en las localizaciones son imperfectas. Así que la cosa no está en que se pierda, sino en que aquí las mezclas se hacen de forma chapucera y mal (y se deja la pista internacional muy baja). Si esto se hiciese igual de bien que lo hace la productora extranjera que ha hecho la mezcla para la peli, ya no sería un problema.

SuperSantiEgo dijo...

Huy, lo de los mangas levógiros trae tela. Pero no se lo digas a los otakus que afilan la katana. El quiero y no puedo wapanese les puede.

De todos modos yo insisto que lo que ya me parece de traca es que muchos crean que sigh o grunt sean onomatopeyas y las dejen tal cual, cuando en realidad son anotaciones de sonidos que se intercalan en el habla. De hecho luego hay gente que lo copia tal cual, como si fueran convenciones internacionales.

Esperad porque dentro de poco en mi blog pondré la foto de un camión que fotografié en la calle y que demuestra que definitivamente el spanglish está mora entre nosotros.

La navaja en el ojo dijo...

Claro, por eso no sigo por ahí, porque se enfadan. Si lo comentase, sería con un montón de teorías que tengo detrás, pero en mi otro blog porque aquí no viene a cuento. Y que conste que estoy acostumbradísima y los leo del revés más a menudo que del derecho y que no me cuesta el más mínimo trabajo (digo esto porque parece que se protesta porque te molesta no porque se considere un sinsentido).

Lo de grunt o sigh lo que pasa es que, además de ser palabras, sí que son onomatopeyas. El inglés es un idioma que imita mucho más los sonidos para crear palabras. Nosotros tenemos palabras onomatopéyicas, pero ellos más. Además de lo que hemos comentado muchas veces y Dillinger repite en este artículo de que ellos pueden formar verbos con casi cualquier cosa. Por eso, hombre, debería entenderse que eso son palabras, pero no es tan raro que lo tomen como onomatopeya, como las de Ralf. A lo mejor "suspir" y "gruñid" sería la traducción correcta y graciosa de eso que mencionas.

Estaremos pendientes del camión.

Abuelo Igor dijo...

Que sólo con los subtítulos se pierde mucho si no se entiende el idioma, está claro, pero en el doblaje también podemos "ganar" mucho que no estaba ahí originalmente, porque, y vosotros lo sabéis, lo que se puede hacer con un texto original para que "cuadre" en los movimientos de boca de los actores es increíble. "I see dead people" se convierte en "En ocasiones veo muertos" porque tenía que haber una sibilante en algún sitio. Pocas frases después el niño dice que a los muertos los ve "todo el tiempo". Etc. Más de una vez he visto subtítulos de DVD que eran la transcripción del doblaje y he alucinado en colores.

Lo del esnobismo con las películas italianas o de animación no lo veo tan claro: ¿qué pasa si se quieren ver en italiano por interés en el idioma, o por considerar que si la película, por ejemplo, trata un tema italiano, esa idiosincrasia se va a transmitir mejor en ese idioma que doblada a una lengua ajena?

El doblaje en la animación es un trabajo creativo diferente en cada país, pero, cuando hay una especificidad cultural en lo que se cuenta, digo lo mismo que en el cine italiano. Amén de que, bueno, si tenemos en la versión original a un actor competente y en el doblaje español a un famosete que de doblar no tiene ni idea, no creo que podamos argumentar que preferir el original sean ganas de hacerse el listo o el entendido...

SuperSantiEgo dijo...

Ítem más: yo no comprendí la mala fama de Stallone como actor hasta que lo vi en versión original. A algún actor mediocre el doblaje le salva mucho el culo.

La navaja en el ojo dijo...

Pues sí, por ejemplo, a Horatio y a Grissom, de CSI, les quedan fenomenal las voces. Sobre todo al segundo, se lo da todo. La voz de Bruce Willis es peor que la de Ramón Langa, etc... Pero incluso con eso entiendo que la gente prefiera que el actor sea el de verdad porque es auténtico, aunque su voz sea peor. Eso no lo discuto.

En cuanto a lo de la animación, en teoría sí que debería dar igual. El problema surge cuando las distribuidoras no tienen famosos con los que promocionar las pelis y tienen que buscarse a algunos en el doblaje. Y esta gente lo suele hacer fatal porque doblar, aunque no se lo crea nadie, es algo muy difícil de hacer. Pero sobre eso ya hablamos hace mucho.

geminisdespechada dijo...

nunca me acostaré sin aprender algo más con este blog..

levógiro, ra.

(Del lat. laevus, izquierdo, y gȳrus, giro).


1. adj. Que gira en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Dillinger is dead dijo...

Explico lo del cine italiano: buena parte de las películas más importantes italianas son coproducciones o están protagonizadas por actores extranjeros. Por lo tanto la versión italiana está doblada por actores que no son los de la película, por lo que no tiene nada de versión "original"; ya de ver un doblaje hecho por otros actores, pues veamos uno a nuestra propia lengua. En caso de que alguien esté aprendiendo italiano está claro que le va a interesar oír todo el italiano que pueda, pero hablamos de doblar o subtitular para el público en general y qué es más respetuoso con la película tal como fue concebida por sus autores. Evidentemente si el doblaje al español es atroz, preferiré una VOS aunque se trate de una película de animación, pero me refiero a criterios generales para los que puede haber muchas excepciones.

Cuestión interesante lo de si una película muy italiana por su temática debe verse en italiano aunque la versión italiana sea igualmente doblada. En principio me parece un poco extremo; Hollywood no rueda Memorias de una geisha en japonés ni Evita en español. Y lo de hacer La pasión de Cristo en latín me pareció en su día y me sigue pareciendo una tremenda estupidez. Habría que ir película por película viendo lo más conveniente en cada caso, supongo.

La navaja en el ojo dijo...

Por cierto, Dillinger, háblanos de Cumpleaños turbulento. Tiene una pinta malísima y no me suena de nada, pero tú nos dirás. ¿Qué tal estuvo?

SuperSantiEgo dijo...

Hace poco vi las dos primeras partes de Amici Miei y vale la pena verla en italiano, aparte de que se entienda casi todo si uno ya conoce otras lenguas romances. Sin embargo Philippe Noiret creo que está doblado, porque aunque hablase bien italiano si lo hacía con acento francés no podría pasar por un florentino de toda la vida.

También he visto hace poco El marqués del grillo, e investigando me enteré de que Alberto Sordi fue en su momento uno de los actores de doblaje más cotizados.

La navaja en el ojo dijo...

Ey, qué raccord, SuperSantiego. Justo ayer Vicisitud y yo le estábamos recomendando a Dillinger Amici miei.

Yo la verdad es que el italiano lo apoyo en todos los casos. Si algo es de humor, como esta peli mencionada, el humor aumenta. Y si no es de humor, se lo da.

Además, incluso si a los actores los ha doblado gente (decimos del cine italiano, pero durante muchísimo tiempo en España se hacía lo mismo y hay directores que lo siguen haciendo), serán voces elegidas por el/la director/a de la peli y dirigidas por él/ella. Y en el doblaje, no. Es una sutileza, pero lo digo porque quien defienda la v. o. por lo de las interpretaciones pues incluso en esos casos, la seguiría, supongo, defendiendo.

Dillinger is dead dijo...

El autor del tebeo es el mismo que el de Lost girl, que creo que es algo más conocido. No es gran cosa ni el dibujo ni el guión, un tanto simple todo.

Lo que comentáis de Amici miei con un actor francés es lo típico que ocurre en casi todas las películas italianas (en las españolas también a veces, pero creo que mucho menos). Si los directores son los primeros a los que no les preocupa perder italianismo contratando a actores extranjeros, decir que hay que verlas en italiano casi me parece ser más papista que el papa. Quiero decir, verla porque nos va a sonar más simpático por supuesto, pero sin ningún tipo de espíritu pureta.

Ernesto dijo...

Disgresion: Este enlace que encontre hoy em El Periodico seguro les encantara... :D

Adsfawer dijo...

Parece que uno de los temas más recurrentes del blog es hasta que punto hay que traducir. En el caso de una peli los dos extremos exagerados serían dejar la peli sin tocar o hacer un remake adaptado a la cultura del país donde se vaya a emitir. Si traduces demasiado poco la gente puede no entender algo, notar cosas extrañas como pretendidos juegos de palabras sin sentido o, como en el caso del comic del post, onomatopeyas que no son las típicas. Por otro lado si te pasas puedes acabar "tapando" más de la cuenta la obra original, cambiando su sentido o creando cosas que choquen más al espectador que un simple chiste que no se entienda. Como es imposible encontrar un equilibrio perfecto, yo prefiero que en caso de duda se quede corto. Si algo me choca o no entiendo, prefiero que sea pq es así en el original, dándome la oportunidad a veces de aprender algo nuevo (y algunas otras de darme la satisfacción de ser capaz de imaginar cual era la frase original que no se ha sabido traducir bien), que no pq el traductor ha tenido un momento de creatividad desatada. Hay veces que la peli, o lo que sea, es tal bodrio, que una traducción freestyle puede mejorarla, pero en general lo que se pretende ver es la obra original, con los ajustes necesarios para pillarla.

Bueno, me he ido bastante de lo q hablábais en este post en concreto, pero es lo que tiene escribir a estas horas, uno empieza a divagar...

Y otra cosa, ahora que veo el título del post, no teníais otro de hace tiempo en contra de que se llamara cómics a los cómics/teveos?

Adsfawer dijo...

tebeo, perdón (me han dolido los ojos)

Xander_VJ dijo...

Hombre, el problema es que si hablamos de ser fieles al espíritu del original, lo de no entender algo "porque es así en original" o buscar uno mismo el sentido son precisamente cosas contrarias a dicho espíritu.

Es como lo que escribieron en la entrada sobre porqué el dejar los títulos de las películas sin traducir no es solución para el problema de las malas traducciones.

Se supone que una traducción debe transmitirte las mismas sensaciones que le daría a un nativo del pais correspondiente la versión original, y eso es algo que desde luego no consigues no entendiendo algo, ni descubriéndolo tú después por tu cuenta, ni mucho menos intentando adivinarlo.

Naturalmente tampoco lo consigues haciendo una traducción castiza, pero si vamos con la predisposición del miedo a pasarnos de rosca, luego será más difícil realizar aquellas traducciones y correctas adaptaciones que, aunque difíciles, son posibles.


Volviendo al tema, yendo por la vertiente de las onomatopeyas en los mangas, yo he visto el caso de poner una traducción de las mismas al lado de la viñeta. No es la panacea, pero bueno... El problema en los mangas es que los japoneses les dan a las onomatopeyas una mayor importancia que los occidentales. Suelen tener un dibujo más elaborado y mucho más integrado dentro de la composición del dibujo de las viñetas o incluso de la página entera, por lo que reproducirlas traducidas se torna harto complicado. Aquí hablo por experiencia (amateur) propia.

Vamos, que el tema es peliagudo.

Adsfawer dijo...

Bueno, es que yo creo que lo de transmitirte las mismas sensaciones que a un nativo es imposible. La mayoría de españoles nunca o casi nunca hemos jugado a béisbol, aquí tenemos mucha menos diversidad étnica que en estados unidos, para nosotros un rey no es algo tan exótico, etc. En definitiva, somos culturas distintas, así que es inevitable que una peli de hollywood la veamos diferente de como lo hará un americano, se traduzca como se traduzca. Para mi la misión del traductor sería que el espectador entendiera la película, perdiéndose cuantos menos matices mejor, pero intentando siempre pasar desapercibido. En la mayoría de los casos, yo creo que es mejor correr el riesgo de que el espectador no conozca una referencia americana (un personaje poco conocido aquí, por ejemplo) o que se pierda algún doble sentido, que recordarle que está viendo una película, y encima doblada, poniendo en boca de un personaje americano algo demasiado específicamente español. Cuando vemos una película doblada cerramos los ojos a la incoherencia de que en lugar del idioma original hablen español, pero ese español siempre ha de ser algo más neutro que el original, para poder continuar con "los ojos cerrados". En el doblaje de House, por ejemplo, de vez en cuando sueltan cosas tipo "pa ti la perra gorda", "te daré pal pelo", "no te pases majete", etc. que al ser menos neutras producen ese efecto de "¡ei!¡Recuerda que estás viendo una serie doblada!". En el caso de esta serie quizá no haya más remedio, porque si constantemente hay una manera peculiar de hablar podría ser una pérdida excesiva el no reflejarla, pero en otros casos en los que esto pasa de manera ocasional diría que es preferible perder la peculiaridad que enviar ese "aviso" al espectador.

Dillinger is dead dijo...

Exacto, se trata de que veas una película con la mayor normalidad posible, sin que te recuerden que estás viendo una traducción. Sin embargo a mi eso me lleva a la conclusión contraria, oír cosas del tipo "cierra la jodida puerta" y tantas otras construcciones que huelen mucho a inglés me sacan de la película y me recuerdan que es una traducción. El otro extremo, que la traducción sea tan castiza que te choque, me ocurre muy muy pocas veces, hoy en día creo que se peca muchísimo más de un miedo excesivo a alterar el original, lo que lleva a dotarlo de un olor a inglés muy antinatural.

La navaja en el ojo dijo...

Con respecto a lo del italiano se podría decir que para doblar una película de ese país, habría que poner a actores físicos reinterpretando los papeles porque en ese idioma los gestos son tan importantes que, si no los entiendes, te pierdes la mitad del diálogo. Hay un chiste al respecto: "¿Qué es un italiano manco?" "Una persona con un defecto en el habla".

Fando Fández dijo...

Lo de las onomatopeyas es complicado, muy complicado.

Yo, como lector y maquetador de de cómics, prefiero no traducirlas a no ser imprescindible. Pero con esto me refiero que si no se traduce no se toca nada, ni los signos de apertura.

Otras cosas son los cómics humorísticos que se han citado ya de Ralf Koenig o, que no se ha nombrado, de ODIO de Peter Bagge. En esos casos acompaña al tono humorístico de lo que se cuenta. Pero en un tebeo dramático "españolizar" las onomapoteyas solo serviría para sacar al lector de la historia.

El caso del manga es complicado. En mi experiencia me he encontrado tres posibilidades:
1.- adaptar al "romanji" los katakanas.
2.- dejar los katakanas y hacer una llamada al margen de la viñeta con la lectura de la onomatopeya
3.- dejarlo como está.

En este caso no es fácil la decisión, pero siempre me quedaría entre la primera y la tercera opción. Si es un manga "occidentalizado". Es decir con la lectura de izquierda a derecha habría que rahacer las onomatopeyas dado que se verían "reflejadas". Esta opción no me convence porque, aunque parezca que no, la orientación original del dibujo es muy importante y te puedes encontrar con páginas descompensadas porque estaban pensadas en la dirección contraria.

La tercera en el caso del manga es la que creo más adecuada porque es la más fiel al dibujo original que es lo más adecuado.

La navaja en el ojo dijo...

Buena respuesta. Yo también me quedaría con la primera o la tercera. En el caso de los mangas, todo es mucho más complicado, claro. No sólo existe el problema con las onomatopeyas, sino también con cualquier letrero que haya por la viñeta. He visto dos formas de resolver este problema, con el que seguro que también te has encontrado, Fando: o bien se deja el letrero dibujado por el/la autor/a que queda precioso y se pone un aseterisco que indica "Dojo Tendo" o lo que sea. O bien se borra y se escribe de nuevo. Cuando hacen esto segundo suele quedar mal porque es muy difícil respetar la perspectiva, el tamaño, etc... Pero también un asterisco en un manga, es decir, en un tebeo que ya de por sí estará lleno de estrellitas y horteraditas por todas partes, muchas veces se pierde, jejejeje. Parece coña, pero me ha ocurrido.

Jacob dijo...

Hola, buenas.

Me gustaría comentar una cosa. Dices que en español las onomatopeyas son sonidos arbitrarios y en inglés son palabras completas (imagino que te refieres a verbos). Por definición una onomatopeya no es un sonido arbitrario, sino que imita el sonido de aquello a que se refiere. Es posible que en inglés la utilización de onomatopeyas para formar el verbo correspondiente a la acción en cuestión sea más habitual, pero desde luego en español también es común.

Otra cosa que creo necesita aclaración es esto: "En inglés este sonido se representa knock, knock puesto que llamar a la puerta se dice knock on the door."
Esta frase da a entender que el sonido de la onomatopeya procede del verbo, cuando evidentemente es al revés.

¿Por qué en español utilizamos 'toc' y en inglés 'knock'? Desde luego no porque la elección de la onomatopeya sea arbitraria, sino por la diferente percepción de los estímulos auditivos y visuales, y la diferente plasmación según las herramientas (fonéticas, ortográficas, etc.) del idioma concreto.

A lo mejor te interpreté mal, pero bueno, como me sale gratis el comentario ahí lo dejo.

Un saludo. ;)

SuperSantiEgo dijo...

"Toc, toc" Tocar en la puerta.

Pepe dijo...

En mi opinión, en castellano no se usa la expresión "Tocar en la puerta". En castellano se hace mucho mas incapié en el hecho de que se está llamando a alguien, complementado con el elemento que se usa para ello, por eso el elemento común es el verbo, "llamar..." y se complementa con "... a la puerta", "... al timbre" "... por telefono" o incluso "... a voces".
Parece ser que en inglés se tiende a dar mas importancia al elemento con el cual se ejecuta la acción. Sobre este último idioma admito que lo desconozco todo.
Saludos