Cuestión de tono

Normalmente en el blog nos referimos a errores puntuales que aparecen en las traducciones y que normalmente serían fáciles de solucionar, pero también es conveniente abordar de vez en cuando cuestiones más generales y controvertidas. He realizado varios trabajos que consistían en estudios comparativos entre el texto original de una película (me voy a limitar al inglés que es la lengua de origen de la gran mayoría de la producción audiovisual que se dobla) y el de la versión doblada y en ellos he podido constatar algo que se puede observar a simple vista: el doblaje al español suele cambiar el tono de los diálogos de la película haciéndolo más neutro en todos los sentidos. Muchas veces los diálogos sarcásticos se vuelven más suaves y los gags o comentarios jocosos se reemplazan por réplicas neutras, algo sobre lo que insistiré más en otra ocasión porque a veces llega a cambiar el género de una película. Hoy me voy a referir a la cuestión del lenguaje agresivo o malsonante que se vuelve estándar en la versión doblada.

Hay una cuestión general de fondo: el anglosajón medio habla de una forma más borde que el español medio. Tal vez sea porque el Reino Unido y los USA son sociedades más capitalistas y más competitivas que España y esto puede reflejarse en una mayor violencia verbal, al igual que el español de España es también más agresivo que el de latinoamérica y, dentro de España, en Madrid y Barcelona el lenguaje es más cortante que en las ciudades pequeñas (sí, esto es sociología de salón pura y dura); pero el caso es que en muchas situaciones en las que un español diría simplemente no me importa nada un anglosajón optaría por I don't give a shit; también muchas veces un español diría me importa una mierda, pero creo que no se opta con tanta frecuencia por el registro más vulgar. Evidentemente depende de la persona, de su edad, clase social, circunstancia, etc. pero es una impresión general cuando veo cine o televisión norteamericanos que los personajes emplean un lenguaje muy agresivo para dirigirse a personas a las que acaban de conocer y con las que un español normalmente no tendría la confianza suficiente para bajar tanto el registro.

En la versión original subtitulada, la condensación del diálogo (amputación brutal muchas veces) que hay que llevar a cabo para no saturar de texto los subtítulos y permitir que el espectador pueda seguir la acción de la pantalla con comodidad justifica que las palabras bordes o malsonantes se eliminen para ahorrar espacio; mi duda es en el doblaje: ¿lo correcto es mantener la forma de hablar anglosajona o adaptarla acercándola más a la nuestra? La tendencia general de dulcificar el lenguaje borde y hacerlo más neutro, todos los fucking y bloody que desaparecen en las versiones españolas de las películas, ¿es por puritanismo de los dobladores o se trata de un intento deliberado de sonar más a como hablamos nosotros y menos a traducción? ¿Es lo correcto o es un error de traducción? Cada vez hay mayor tendencia a mantener el color local en la traducción y respetar por tanto la forma de hablar como un elemento de la cultura del país emisor del texto original que hay que respetar y transmitir al traducir, pero es cierto que el público de la versión doblada va a percibir un tono en la narración diferente del que se capta en el país de origen, contradiciendo uno de los principios fundamentales en la traducción, que es el de la equivalencia, que el texto original y el texto traducido provoquen el mismo efecto en sus receptores respectivos. Es cierto que si dos desconocidos empiezan a soltarse borderíos suena a diálogo de película y a forma de hablar anglosajona, pero las traducciones audiovisuales en otros aspectos tienen tan pocas pegas a la hora de sonar antinaturales utilizando falsos amigos evidentes, etc. que cuesta creer que en este apartado sí se planteen estas cuestiones, que son mucho más sutiles.

Tal vez en general en el español tengamos más tendencia a utilizar eufemismos que en otras lenguas y a considerar que las palabras suenan más agresivas en nuestro idioma; para no recurrir al inglés, donde las diferencias culturales siempre son mayores, pongo un ejemplo con el gallego, lengua muy próxima al castellano pero en la que hay una necesidad mucho menor de eufemismos: hace unos años se estrenó traducida al castellano Los viejos no deben de enamorarse, una obra teatral de Castelao. Este título no produce el mismo efecto que el original Os vellos non deben namorarse, porque vello en gallego no tiene el matiz despectivo que viejo tiene en castellano. Se puede hablar sin problema de os vellos sin recurrir a términos más suaves como personas mayores, por lo que probablemente Las personas mayores no deben de enamorarse, que no introduce el tono relativamente agresivo de viejos, habría sido mejor traducción.

22 comentarios:

Ernesto dijo...

Bien dices.... y si, creo que ya tienen suficientes lios con el como lidiar con los falsos amigos y giros intraducibles, que la consideracion respecto al tono seguro que queda relegada.

En las versiones internacionales, vieras como quedan plagadas de "demonios" "maldicion" "rayos", pero eso solo en los doblajes, pues cuando vi "Mira quien habla" en el cine Travolta decia "s**t/m***da" pero en la version doblada lo dejaron como .. "demonios"!! Que usaron en España? "J**er"?

La navaja en el ojo dijo...

Muy cierto. Sobre todo se pierde algo muy británico: el sarcasmo. Y eso es tan sutil, que no sólo está en la traducción, sino también en la forma de decir la frase los dobladores. Es una pena porque muchísimas películas con las que la gente probablemente se reirá en Inglaterra, aquí no hacen nada de gracia. Por ejemplo, 'La guía del autostopista en la galaxia' ¿Y cómo le explicas eso a alguien sin quedar pedante? Me imagino que incluso pasa en los libros, de hecho, esa peli es un libro y estoy segura de que la traducción no tiene ni el 50 % de la gracia que tiene el original y no digamos ya si lo escuchas leído por el autor.

En cuanto a lo de que los angloparlantes son más bordes... Supongo que será como aquel artículo que había de la longitud de los idiomas: en algunas cosas sí suenan más duras sus frases, pero en otras, todo lo contrario. Especialmente en España, somos muy descorteses. Mientras en inglés, cualquier cosa la tienes que acompañar de un "please" o un "thank you", aquí sólo damos las gracias o pedimos el favor cuando de verdad es necesario. Y no digamos ya el uso del tú (en España, ya sé que en Latinoamérica, no), que para cualuiqer otro idioma es muy poco común y aquí en España es casi al revés: insultas a la gente si la llamas de usted.

Creo que lo de fucking y bloody más que nada es que ellos meten más muletillas porque es un idioma más adjetivable. Pero aquí tenemos construcciones groseras, simplemente son diferentes.

Creo que tienes mucha razón con lo que dices de "I don't give a shit". Ahí supongo que entra el sarcasmo. Si lo dices con acento de Hugh Grant queda muy bien, pero dicho por alguien que hable un seco madrileño parece el corte mayor del mundo. El tono del que hablas es la clave y tienes mucha razón en que no se mantiene, pero es que es muy difícil reproducirlo, es la característica principal de esa gente, es su forma de ser. Eso no siempre se podrá recrear. Pero tampoco lo pillará la gente que vea la peli en v. o. y no conozca los matices acentuales y de tono en otro idioma. Así que es algo casi imposible.

Ernesto dijo...

Una aclaracion navaja, a diferencia del seseo y no uso del "vosotros" (preferimos el "ustedes", mucho mas facil de pronunciar) bajo casi ninguna circunstancia, caracteristicas casi unanimes en nuestros paises, en Sudamerica el uso del tu y usted varia muchisimo entre cada pais.

Concretamente en algunas regiones de Colombia y Guatemala, el Usted es casi mandatorio, si has visto "Maria llena eres de gracia" veras como en una pareja de novios se trataban de Ud.

En el caso peruano que es el mio, el uso depende de tu interlocutor, si estas entre amigos o familiares el tu es la norma, el usted se utiliza para: personas desconocidas, mayores, jefes, etc etc... y se considera una señal de respeto y buenos modales para tratar a gente con la que aun no se tiene confianza.

Es mi disgresion del dia ;)

La navaja en el ojo dijo...

Y, a pesar de todas esas enormes diferencias, está mucho más extendido el tú en España que en el resto de los países de habla hispana.

Ernesto dijo...

Si, solo te aclaraba que en este caso la diferencia no es unanime, y que algunos consideramos (me acabo de acordar que en Chile y Ecuador tambien) que el uso de dichas palabras tiene un lugar dependiendo de la circunstancia y el interlocutor.

Ernesto dijo...

Regresando al caso de la traduccion de estas palabras, creo que en ingles "clasico" habia formas de segunda persona "respetuosas" (el thou es lo unico que me acuerdo), pero que solo se usan en poesia o literatura, osea.. que el uso intencional en la version original es "plano"... osea, sin el matiz que supone el "tu" y el "usted".

Lo curioso es que pese a ello, en los doblajes (incluyendo doblajes españoles) no ha podido evitarse la "necesidad" de incluir el "usted" en ciertos dialogos, como cuando se dirigen a un juez o un congresista, siendo que en la version inglesa ni por asomo se habia usado la forma respetuosa.

Dillinger is dead dijo...

Efectivamente, el español es, en otros aspectos, mucho más áspero que el inglés; en ese caso considero que lo correcto al traducir hacia el inglés sería añadir los "please" y "thanks" que aquí no decimos porque si no el anglosajón podría pensar que quien no los usa está siendo borde a propósito y no es así. Tal vez no sea que aquí seamos más desagradables sino que lo somos de otra manera.

Alaska, que es mexicana, decía que cuando llegó a Madrid le parecía que todo el mundo estaba enfadado; aunque en toda España la forma de hablar es mucho menos dulce que en latinoamérica, en Madrid se emplean de forma natural réplicas que en otras zonas de España son borderíos, como saludar diciendo "¿qué pasa?" (¿qué pasa? en otras zonas de España indica mosqueo, es casi como decir ¿que tripa se te ha roto?) o decir ¿salimos ya o que?, que en Madrid se hace con jovialidad pero que alguien de fuera interpreta como ¿nos vamos de una puñetera vez?

La navaja en el ojo dijo...

Illo, pué lo de "¿o qué?" a finá de frace se lo he oío yo musho má a lo andaluce.

Chusa dijo...

Llevo un montón de tiempo sin escribir (la última vez se "lo comió" el google) y apenas puedo ahora, pero os leo y os vigilo ;D como bnuena "Big Sister".
A vuela pluma aclaro que varias distribuidoras no quieren que se diga "mierda" (pa' que hablar de cosas "más fuertes") así que los "demonios" aparecen obligatorios.
Item más: como la pronunciación del inglés frente al español obliga a "meter tijera" para que quepan los textos, lo primero que suele caer son las muletillas.
Por otra parte, aunque la clase media anglosajona use aparentemente más "tacos" al hablar que los españoles (sería muy discutible) tambien es cierto que la abundancia hace que sean menos fuertes y cargar un diálogo coloquial de "putas" "joder" y demás podría dar una falsa impresión. Por poner un ejemplo, no es lo mismo decir "hosti" en catalán que "hostia" en español.

A ver si me pongo al día.
Y Feliz año tambien para vosotros.

SuperSantiEgo dijo...

Pues yo disiento bastante. Es más que discutible que en inglés digan más tacos porque el mismo concepto de taco es complicado. De hecho, como un elemento del discurso es tanto más relevante cuanto menos aparezca, la profusión de tacos les quita intensidad, y eso ocurre también en español: decir puñeta ya es lo mismo que decir nada, y joder es tan común que no causa asombro ni escándalo. También hay que recordar que el inglés recurre más a las partículas espletivas, y eso se refleja en los tacos. Es como si se intentase reflejar cómo habla un pijillo de allá, con todos los "like" o "you know" que no sirven casi para nada y están de relleno. Pues casi imposible.

También las diferencias son sociales en gran modo. Si el superjefazo de mi empresa se pone a hablar conmigo porque sí, yo qué sé, de fútbol, y empieza a decir tacos, yo automáticamente me sentiría legitimado para hacer lo mismo. En una sociedad más jerarquizada como suelen ser las anglosajonas podría ser considerado una grave falta de respeto decir tacos delante de él aunque el señor se despache a gusto. También se refleja en las películas que son una lengua de extremos: hay mucha gente que no dice ningún taco en absoluto (bueno, aquí también), y que rápidamente recrimina a los demás que lo hagan delante de él. Eso aquí es totalmente excepcional, yo creo que ya casi no lo hacen ni las monjas. En mi caso recuerdo un diálogo curiosísimo, cuando le dije a un amigo: "Pepe nunca dice tacos". "Será del Opus", me contestó, y a mí me pareció lógico.

Lo del tuteo es otro lío de narices. Allí el equivalente de tutearse es llamarse por el nombre de pila, y en otros casos siempre tienen que andar con la coletilla de "sir" o "madam". En Doctor en Alaska, recuerdo, cuando los protagonistas eran rivales se llamaban por el apellido y de usted. La equivalencia es problemática, eso desde luego, y la única forma de guiarse es por el sentido común: una película doblada hace cincuenta años vuelta a doblar ahora quizá sería lógico que personajes que entonces se llamasen de usted ahora lo hicieran de tú, porque el tuteo se ha generalizado casi totalmente en España. O no, si queremos reflejar que hace décadas la gente era más formal que ahora. Como toda decisión de estilo puede ser discutible.

Sin embargo, como debe ser, en las películas de romanos se tutea hasta al César, lo que sí que es una buena traducción. Sin embargo en francés el tuteo entre adultos es sólo cuando hay gran confianza. ¿Eso se respeta en las traducciones y doblajes?

Pero más cacao debe haber con otros idiomas y nos cuela perfectamente. En japonés tienen un título distinto para cada jerarquía de respeto, sin equivalencia en españolm y hasta puede haberlas diferentes para las mujeres y los niños. Hay que ser otaku para entenderlo todo. E incluso se nos pierden cosas tan importantes como que en una escena nos parezca que no hacen nada, pero resulta que se están comunicando con sus posturas o el lenguaje corporal, que para ellos es de lo más evidente y a nosotros nos dejan con cara de "¿pero por qué coño no dicen nada?" Claro que ahí ya entramos en problemas más allá del lenguaje. Aunque ellos entienden nuestras películas del oeste y otros géneros se les pierde gran parte de los temas de fondo judeocristianos que nosotros damos por supuestos, y lo mismo pasa al revés.

La navaja en el ojo dijo...

Claro, es que va más allá que el lenguaje, como dices. Tiene que ver con la forma de ser y con matices que, sin conocerlos, da igual cómo te los trasladen.

****! dijo...

Es cierto que cada vez se traducen cada vez mas estas expresiones, y yo pienso que al ser un medio tan influyente está afectando el uso del castellano. Por ejemplo, yo cada vez oigo más gente que dice "es un jodido perdedor" o "vamos a patear culos". ¿Estáis de acuerdo?

La navaja en el ojo dijo...

Muy buenos ejemplos. De "vamos a patear culos" puse una entrada.

Mármara dijo...

No tengo ni idea de inglés, confieso contrita, pero el tema del tono es terrorífico. Y mira que en España hay fantásticas actrices, y actores, de doblaje, pero la j**n con el tono, tanto, que hasta llegan a arrebatarle la personalidad al personaje que doblan.

La navaja en el ojo dijo...

Joé, es verdad, lo del tono es una pena gigantesca. Hace unos días vi 'Expiación. Más allá de la pasión' ('Atonement') y la vi en v. o., por supuesto. Hay un momento maravilloso en el que él se siente avergonzadísimo porque, por error, le ha entregado a ella una carta en la que le decía que quería tocar su húmedo coño (la palabra "cunt", que está apareciendo aquí cada dos por tres). Pues luego él, a modo de disculpas dice que no la escribió para que ya leyese nadie. Y ella contesta "no", como diciendo "ya lo sabía" o "por supuesto, ¿cómo va a estar eso escrito para que lo lea alguien". Todo esto lo dicen con una gigantesca ironía y conteniendo un torrente enorme de emociones.

El otro día vi en la tele el trailer doblado y dicen estas frases de tal forma que, ni notas que hay humor escondido o más que humor, la típica sorna británica... ni mucho menos la parte emotiva. Pero lo más importante en este caso es el humor. Y se pierde por completo.

Xander_VJ dijo...

Lo cierto es que es un tema muy peliagudo.

No obstante, aunque no dudo que habrá casos en los que se capen palabras malsonantes por puritanismo, yo creo que no se reproducen simplemente porque en castellano usar el mismo tono quedaría anti-natural. Y quieras que no, el tono de voz tiene un impacto psicológico mayor que el del cambio de una palabra por otro.

No obstante los dobladores deberían intentar hacer algo al respecto con tonos sarcásticos más españoles que se acerquen al tono inglés (pero sin llegar a ser tono inglés), y no quedarse en la neutralidad.

Hay dos ejemplos opuestos en dos películas de los Monthy Piton: "La Vida de Brian" y "El Sentido de la Vida".

En "La Vida de Brian" es un ejemplo de como se neutraliza el tono y pierde gracia en consecuencia. Por contra, en el doblaje de "El Sentido de la Vida" los dobladores sí que se esfuerzan por añadir ironía y mala baba. Hay alguna escena en la que el tono queda algo forzado, pero en líneas generales hacen una aproximación bastante digna.

No obstante, como ya se ha dicho, esta es una de esas cosas cuya única solución real es conocer el idioma, ya que alguien que no sepa inglés solo percibirá las cosas más superficiales, perdiéndose por completo los detalles medianamente sutiles.

Uno de los ejemplos es el "bloody", ya que es una palabra que ni es tan dura como "jodido" ni es tan floja como "maldito". La sutileza que tiene esta palabra no la va a percibir nadie que no esté familiarizado con el inglés británico.

Asokita dijo...

Lo siento, me has tocado la fibra sensible:

"Illo, pué lo de "¿o qué?" a finá de frace se lo he oío yo musho má a lo andaluce."

Efectivamente, usamos mucho el "¿o qué?" al final de la frase. Sobre todo los andaluces occidentales, que somos los que, además, usamos el "illo" (apócope, por cierto, de chiquillo). Los onubenses, sevillanos y gaditanos jamás decimos "pué" sino "po", y los sevillanos y muchos onubenses, no ceceamos sino que seseamos, por lo que sería "frase" y "andaluse", no "frace" y "andaluce". Tampoco sería "a finá" sino "ar finá". Y ya puestos a transcribir, faltaría la aspiración de la "s" en los plurales, especialmente en el artículo, ya que no es simplemente que la s desaparezca, es que se pronuncia de otra manera.

Ernesto dijo...

A proposito de los andaluces: este post esta muy interesante y divertido.

La verdad es que yo si que tuve problemas para discernir el plural de el singular con una chica de Cordoba que estaba a mi cargo el año pasado...

La navaja en el ojo dijo...

Ya, se suele representar la aspiración con una hache al final, pero eso no es nada español, sería como no poner ninguna letra. Lo de la hache es una adopción del inglés. Por eso no puese nada. Tampoco intentaba que quedase perfecto, era una bromilla que hice en unos segundos y ya sé que en unas regiones se sesea, mientras en otras se cecea... bueno, que no pretendí imitarlo perfectamente ;).

Asokita dijo...

Pues es bastante fácil, Ernesto. Si hay "s", la aspiración es algo así como una laison francesa.
Por ejemplo, para mi abuela, el singular de indios era sindio. Los indios (pronunciado como lo sindio), el sindio. De cajón.
Cuando la siguiente palabra empieza por consonante es más complicado, sobre todo si el que habla es cordobés o granadino porque pronuncian las vocales como si llevaran una tilde abierta (no sé si el concepto es correcto en castellano). En el ejemplo que tú das, la interpretación es clara.

Noshan cambiao la base de dato (nos)
No han cambiao la base de dato (no)

"Noshan" va todo junto, pronunciándose la "s" como una especie de h aspirada.
En la segunda frase, detrás del no siempre habrá pausa. Sólo hay que acostumbrar el oído. Imagino que al ser un hablante de córdoba, pronunciaría la o abierta, con lo cual puede llegar a confundirse el sonido de la vocal con el de la s aspirada.

Y no, no somos ni tan tranquilos, ni tan perezosos ni nos gusta tanto la jarana...

Ernesto dijo...

Vale asokita, he tenido un compañero de estudios granadino y otro de Sevilla, y con ellos no he tenido tantos problemas como con la chica de Cordoba (para mi la interpretacion no era clara lamentablemente), en el caso particular de ella.... si habia alguna "h aspirada" pues ni se notaba... ella me llamaba "Erneto" Plop!!!

Y para lo de tranquilos y perezosos... eso ya comentaselo a la autora de dicho post, en su blog y no aqui, lo cite como referencia.

La navaja en el ojo dijo...

Otra cosa que suele ocurrir es que en inglés (por lo menos en América) se acepta más el lenguaje coloquial en ámbitos que no tendrían por qué ser coloquiales. Por ejemplo, la gente tiene un diminutivo y con eso firman libros y películas, como si fuese su nombre normal. Lo mismo ocurre con las palabras. Todo (aquí estaría hablando quizá más de libros) se hace con esa idea de lo "user friendly", que sería algo así como cercano, accesible. Por ello, tenemos títulos de cosas que si se tradujesen con el mismo grado de coloquialismo, costaría que se aceptasen.

Digo todo esto porque estoy repasándome un libro sobre el guión para preparar mis clases. En él cita otro libro de un autor estadounidense. En inglés, el libro se titula "The Hot Script/Screenplay" (hay dos diferentes porque también titula así sus conferencias o talleres). La traducción que ofrecen es "El guión perfecto". Aunque no sea lo más parecido a "hot" ni en sentido ni tampoco en cuanto a su grado de coloquialismo, supongo que es lo mejor. Porque hacer en español un libro que se titulase "El guión molón" o algo así, causaría muchísimo rechazo, parecería una broma o degradaría la obra.

Allí es normal utilizar palabras coloquiales o hasta vulgares en todo tipo de registros, sin que suponga que están mal escritos o que son menos serios. Aquí, no es tan habitual, aunque nos iremos acercando, como nos vamos acercando a todo lo que hacen ellos.

Por lo tanto, si en una traducción bien hecha, se traslada el grado de coloquialismo equivalente, como doblaje sonará chusco, parecerá un doblaje de película de humor muy vulgar.

Esto se debe también a lo que hemos comentado desde el principio en este blog: el doblaje y la traducción de libros suelen elevar el registro a uno más formal del original. Por lo tanto, no estamos acostumbrados a escuchar frases coloquiales reales en las traducciones (sí frases coloquiales inventadas). Pero no sólo es eso. Es que también es más raro que se use a veces en español.