Subtitular o no subtitular (las canciones), he ahí el dilema

Las canciones en las películas muchas veces son sólo un adorno o se utilizan para sacar rendimiento económico vendiendo la banda sonora; pero es frecuente también que tengan una función narrativa, que formen parte de la historia o que actúen como metáfora o contrapunto de lo que está ocurriendo en pantalla. Por ejemplo, en Cuatro bodas y un funeral, de la que hablaba no hace mucho, están sonando continuamente canciones románticas; en el famoso musical Cabaret había una correspondencia significativa entre la historia y la canción que sonaba en cada momento (por ejemplo, cuando los protagonistas conocen a un millonario es cuando cantan el mítico Money); en Los fabulosos Baker boys, que vuelto a ver hace poco, Michelle Pfeiffer canta subida encima del piano con una enorme sensualidad el tema Makin' Whoopee (the groom is nervous .... he's willing to make whoopee ... picture a little love nest ... think what a year can bring: he's washing dishes and baby clothes; el novio en la boda tiene muchas ganas de “whoopee” y un año después, como consecuencia, está lavando platos y ropa de bebé, con lo que queda bastante claro que quiere decir lo de whoopee); algo más tarde en la película, cuando se chafa la posibilidad de una relación entre ella y Jeff Bridges la vemos cantando Feelings, en cuya letra dice cosas del tipo I wish I'd never met you ....

Es obvio que en estos casos es importante añadir subtítulos en los temas musicales para que el espectador no pierda una parte de la narración tan importante como el encuadre, la fotografía, el diálogo o cualquier otro elemento; sin embargo esta costumbre sólo es habitual en las televisiones públicas o en las privadas de pago: las privadas generalistas muy raramente lo hacen, y lo que es más grave aún, no suele hacerse en el cine proyectado en salas en las que el espectador ha pagado por ver la película. En los DVD, en los que el espectador también ha pagado, la cuestión es más complicada: no es posible imprimir rótulos en la imagen para respetar la opción de cada uno de ver la película con subtítulos en español, en la lengua original o sin ningún subtítulo, pero debería haber una opción de ver solamente subtítulos en las canciones y el resto de la película doblado. Si muchas veces existe la posibilidad de ver subtítulos solamente en los extras, está claro que no tendría ninguna dificultad añadir esa otra opción.

¿Quiero decir con esto que siempre habría que subtitular las canciones? Tampoco; sobre todo en películas de determinados directores que usan mucho la música y que saturan la historia de canciones. Ocurría en el cine ochentero de Adrian Lyne o Tony Scott; como ahora ya no veo cine comercial no sé si las películas de Hollywood siguen estando llenas de música, pero desde luego sí lo están las de modernillos como Sofia Coppola, donde puede ser molesto estar leyendo subtítulos para todas las canciones que suenan continuamente, que en muchos casos se superponen además con el diálogo y que no tienen más función que mostrar el gusto musical tan cool y a la última que tiene el director. En Nueve semanas y media, por poner un ejemplo de película con muchas canciones, algunas tampoco tienen mayor importancia ni vínculo con la narración; sin embargo otras, como You can leave your hat on, que suena mientras Kim Basinger hace un strip-tease, o Slave to love, que subraya las connotaciones sadomasoquistas de la relación entre los personajes, sí necesitarían subtítulos. Puede parecer chocante pedir que algunas veces se subtitulen las canciones y otras no, es difícil poner una regla general; la cuestión es muy subjetiva y siempre habrá distintas opiniones sobre qué se debe o no se debe subtitular.

Me parece interesante comentar el caso de Moulin Rouge; tratándose de una película musical, sí se proyectó en las salas con los subtítulos impresos. La decisión me parece acertada en general, pero tampoco veo que en este caso necesariamente mostrar las letras de las canciones sea menos superfluo que otras veces en las que no se subtitula; lo importante en la película era utilizar canciones de música pop muy conocidas para el espectador, de artistas tan famosos como Madonna, Kiss, Nirvana, etc. La idea es que el público va a reconocer la canción y le va a hacer gracia (o no) verla reinterpretada en ese contexto, el tema es escogido más por su fama que por el contenido de la letra, que de forma aproximada conoce todo el mundo. Quien necesite que le subtitulen la letra porque no conoce la canción tampoco captará la ironía de utilizar ese tema en ese momento. Estaríamos en el caso que ya comenté otra vez de canciones que tienen un contexto cultural y que no se va a entender su utilización en la película sólo con poner subtítulos en la letra.

On connaît la chanson, por ejemplo, es un film intraducible, ya que se basa en utilizar playbacks de canciones muy conocidas en Francia; quien la vea, o bien no sólo entiende perfectamente el francés sino que ha vivido en Francia o por alguna razón conoce a todos esos cantantes y entiende qué estereotipo representa cada uno para los franceses, o bien la ve como curiosidad sabiendo que sólo va a captar una parte del contenido de la película. El DVD podría, en casos como éste, paliar esta dificultad incluyendo pequeños reportajes que expliquen la época y el contexto de cada una de las canciones que aparecen en la película. Algo parecido ocurría con Ocho mujeres, un film de François Ozon, en el que ocho actrices muy conocidas del cine francés de distintas épocas (Danielle Darrieux, Catherine Deneuve, Fanny Ardant, Emmanuelle Béart, etc.) interpretaban otras tantas canciones no menos populares allí. O porque las referencias eran menos herméticas que en On connaît la chanson, o porque la película funcionaba más como obra de género, Ocho mujeres sí se vendió bien entre nosotros aunque sólo lo captáramos a medias. Si los DVDs quieren competir con las descargas de Internet, la mal llamada piratería, tendrían que ser mucho más mimosos con el comprador y aportar toda esa información que se pierde por muy hábil que sea el traductor.

7 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Como más o menos indicas, creo que se deberían traducir sólo cuando están relacionadas con el argumento y cuando, no, sería preferible no subtitularlas porque muchísimas veces, sobre todo si la peli entera está en v. o. subtitulada, estás leyendo una canción que va totalmente de fondo y no tiene nada que ver y te estás creyendo que esas cosas se las dice un personaje a otro. Y eso puede dar pie a situaciones graciosas.

Tecnológicamente, si se quisiese ofrecer la opción de ver la peli doblada a diferentes lenguas y con subtítulos para las canciones en diferentes lenguas, pues ya dijimos por teléfono que se podría poniendo una pista de subtítulos que sólo tenga eso. Ocuparía un poco más de espacio en el DVD, pero no sería muy grave.

Pero incluso se podrían imprimir sobre la copia. En estos casos, el dilema no sería diferente al de los subtítulos de diálogos que se hacen en otro idioma que el original de la película o serie o que el idioma al cual se ha doblado ese producto audiovisual. A todos nos habrá pasado que cuando vemos "Perdidos" o "Héroes", cuando hablan en coreano o en japonés, no tenemos más remedio que desactivar los subtítulos del español porque cuando están activos todos no se pueden leer ni los unos ni los otros. Es decir, que esa opción de la que hablas de que la gente vea la película/serie con el subtítulo en el idioma que quiera no la respetan ellos mismos. Entonces, tampoco habría por qué darla en las canciones.

¿Acaso cuando ocurre algo así, el DVD incluye una pista de subtítulos en la que sólo están los subtítulos para esa parte en la que hablan otro idioma y que, en el caso de España, está en gallego, catalán, euskera, valenciano y castellano; es decir, que hay cinco pistas de subtítulos más, además de las cinco pistas de doblaje y cinco pistas de subtítulos normales? No. Pues lo mismo.

Hay veces en las que se habla de fondo en otro idioma o se tiene un traductor y ya se sabe que luego se va a repetir el diálogo que se ha hecho en lengua extranjera en lo que todos llamamos "nuestro idioma", que siempre es el idioma original de la peli y aquel al cual esté doblada. Pero hoy en día cada vez se hace más (como los ejemplos de "Perdidos" y "Héroes") que esos diálogos los tienes que ver así directamente y no los van a repetir o representar en mímica. En casos así, creo que el traducir un diálogo dicho en otro idioma siempre será más fundamental que una canción, incluso aunque las canciones sean importantes para la trama.

Vaya rollo te he soltado, pero como es para un trabajo, a lo mejor te sirve de algo ;).

Milgrom dijo...

Yo tengo el mismo problema que comentáis por aquí. A veces mi trabajo consiste en decidir que parte debe enviarse a subtitular, y se plantean dudas. Mi opción preferida es subtitular siempre y cuando las canciones tengan finalidad narrativa o cuya letra sirva para explicar algo que de otro modo no entenderíamos. Por ejemplo en Padre de Familia, Futurama y Me Llamo Earl por su uso de la música y canciones como elemento totalmente decisivo en muchos chistes y situaciones, se optó por subtitularlo prácticamente todo.

En películas, TV Movies etc, optamos por subtitular las que tienen importancia narrativa. Lo que no aguanto ni aguantaré es la manía que tienen muchos estudios de doblaje de doblar las canciones al castellano. Entonces nos encontramos con gente imitando el tono del actor al cantar. ¿Que preferís ante esto, dejarlo igual y subtitular o doblarlo?

La navaja en el ojo dijo...

Lo de doblarlo sólo lo aceptaría en pelis para niños/as muy muy muy pequeños/as, tanto que aún no sepan leer, y en las cuales entender la canción sea imprescindible para comprender la peli.

Abuelo Igor dijo...

Me llama mucho la atención la manera en que, cuando los dobladores cantan, se las arreglan para que no se distinga en absoluto la música de la canción que imitan. No sé si será por falta de oído, pero se dan casos como el ya mítico de un episodio de los Simpson, en el que Marge le canta a Homer "You are so beautiful", tan popular en la voz de Joe Cocker, y los sufridos espectadores nos damos cuenta sólo porque reconocemos la traducción de la letra. Lo recalco precisamente porque siempre he considerado bastante bueno el doblaje de esa serie, y sin embargo en ese aspecto naufraga. Y es sólo un ejemplo entre muchísimos. ¿Por qué pasa esto? Con las magníficas voces que tienen muchos dobladores, ¿no son capaces de cantar? ¿Les da vergüenza? ¿O bien existe alguna razón práctica para esto que yo desconozco?

La navaja en el ojo dijo...

No tiene nada que ver tener buena voz con saber cantar. Por ejemplo yo, ja, ja, ja, tengo una voz preciosa para doblar o hacer locuciones y canto como un gato al que le pisan la cola. Quizá con clases de canto sí se podría educar dentro de lo poco que tenga uno por naturaleza, pero no se toman esas clases.

Psicólogo Esquizofrénico dijo...

¿En Moulin Rouge no es importante el contenido de las canciones? La letra es importante, en alguna hasta tomaron un par de líneas de un tema, otro par de otro... incluso son conversaciones cantadas... Un musical se debe subtitular siempre

En cuanto a los DVDs y los subtítulos usan mucho la subtitulación según el doblaje elegido, pero no para las canciones desafortunadamente. Creo que Moulin Rouge concretamente es una de las excepciones. No ocupan mucho, apenas 0,10 mb, que en un DVD (y ya no digo nada en HD-DVD o BlueRay, y seguirán igual) no es nada.

En otras como Grease...en la edición que tengo yo nada, tienes que ponerlo manual, y eso de lo malo, cada vez que crees que van a cantar le das y listo, pero a veces directamente pasan de subtitular toda canción incluso en la pista completa de subtitulado, o para poner los subtítulos tienes que ir al menú (odioso).

Y costar, de esfuerzo, no cuesta nada hacerlo...pero pagamos lo mismo por los productos se molesten o no... claro, cuando compramos un DVD, compramos la película porque nos gusta, de las sorpresas de este estilo te das cuenta después...y como sólo hay una distribuidora como norma general, pues a aguantarse.

Chico Viejo dijo...

Subtitular. Siempre. :)

Feliz 2008.