Llamamos Islandia a Hielolandia

Supongo que quien haya visto The player (1992), una de las obras maestras de Robert Altman a la que aquí se le dio el poco original título de El juego de hollywood, recordará el enigmático y fascinante personaje de Greta Scacchi. Tim Robbins entraba en contacto con ella mediante una curiosa conversación telefónica en la que ella le contaba que era islandesa. A esto le sigue una serie de juegos de palabras que en la versión española son completamente surrealistas:

-No sabia que habia gente en lslandia.Pensé que era un bloque de hielo.
-En realidad, es muy verde.

-¿De veras?Pensé que esa era Groenlandia.

-No, Groenlandia tiene hielo.lslandia es verde. Cambiaron los nombres para engañara los vikingos y salvar a las mujeres.
-El mar blanco.

-No. El mar azul.

Este diálogo de besugos no es culpa del guionista del film, los lectores que sepan inglés pueden comprobar que las réplicas del original tienen sentido:

-l didn't know anyone came from lceland. l thought it was just a block of ice.
-lt's very green, actually.
-Really? l thought that was Greenland.
-No, Greenland's very icy. lceland's very green. They switched names to fool the Vikings who tried to steal their women.
-l see.

-No. Blue sea.

La clave de la cuestión es que Groenlandia e Islandia son adaptaciones a la ortografía y fonética españolas de los nombres de unas islas que en las lenguas germánicas se llaman tierra verde y tierra de hielo. Así pues en inglés es irónico que una isla cubierta de hielo se llame Greenland y otra isla verde se llame Iceland; en español Groenlandia no suena para nada a verde ni Islandia suena a hielo, por lo que la réplica de que les han cambiado los nombres es incomprensible a menos que el espectador sepa inglés y caiga en la cuenta. Para más inri, mientras el pobre está intentando descifrar esta frase que no entiende le cae otra todavía peor inmediatamente a continuación, "el mar blanco/no, el mar azul". Mientras el traductor no intentó arreglar en absoluto el juego de palabras de Groenlandia e Islandia, para el de I see (ya veo), blue sea (mar azul), intenta dar con una solución, pero con escaso éxito. Hay un hilo que une el hablar de Groenlandia con pensar en un mar blanco cubierto de icebergs, pero es demasiado tenue para evitar la perplejidad de quien vea la película.

Lo de Groenlandia e Islandia se podría haber resuelto sin mayor problema omitiendo la frase de "cambiaron los nombres", como hizo hábilmente el traductor francés, y manteniendo el chiste de que la confusión entre las dos islas despistaba a los vikingos. Incluso se podría haber hecho un juego de palabras con el nombre español de Islandia, que para nosotros no suena a hielo pero sí a isla. Para lo de I see/blue sea, que es más complicado, los franceses encontraron una buena solución: parbleu (por supuesto)/la mer est bleue (el mar es azul). En todo caso, si no se encuentra ninguna solución buena es mucho mejor omitir el juego de palabras totalmente para que, aunque se pierdan sutilezas en los diálogos, al menos se entienda la conversación. Ya no se trata de una cuestión de matices o de no producir el mismo efecto que en el original sino de simple y pura comprensión.

13 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Muy interesante. Justo el otro día me estaba preguntando por qué se llamaría Groenlandia si en inglés es Greenland.

No recordaba ese diálogo, pues la peli a mí en concreto no me gusta. Pero es cierto que la traducción es un desastre. Ya que no es especialmente bueno en cuanto a los chistes (no me mates) pues, si esta conversación estuviese en una peli de institutos todo el mundo insultaría el bajo nivel de estas bromas, lo que habría hecho yo es coger cualquier otro tema de conversación aunque no tuviese nada que ver y poner cuatro juegos de palabras. Creo que sería mejor ser fiel al tono que quería dar Altman que a una conversación que no aporta información necesaria para la peli y cuyo contenido no define personajes ni situaciones.

O bien eso o bien lo que dices tú de dejarlo neutro. Pero está claro que lo que hicieron fue un desastre completo.

Ernesto dijo...

Definitivamente, con ese dialogo el espectador se queda completamente en el aire.... que risa!!!!

Por cierto, creo que ultimamente con esto del cambio climatico, se esta diciendo cosas como que "Groenlandia fue verde hace millones de años", "podria volver a ser verde" o cosas asi...

El caso es que como esos nombres hispanizados no me remitian a ninguna raiz de "hielo" o "verde" nunca he tenido problemas para asumir que Groenlandia es un lugar helado.

Elperejil dijo...

En literatura puedes solucionar esto con una nota a pie de página aclaratoria, pero en cine es imposible. Bueno, casi imposible. En algunos subtítulos (bajados y hechos por aficcionados) he visto aclaraciones, entre paréntesis, de algún juego de palabras al estilo de estos, cosa que se agradece... cuando da tiempo de leerlo todo...

Y respecto al contenido de la conversación, nadie quería engañar a nadie. En Islandia (Iceland) realmente destaca el hielo de sus impresionantes glaciaras, que cubren buena parte de la isla. Y en Groenlandia (lo de "Groen" vendrá del "Gron" -verde- de su nombre en danés) los colonos escandinavos realmente llegaron y colonizaron una serie de bahías que destacaban por lo verde y frondoso de sus pastos.

Me pregunto si en castellano nos habríamos habituado a Verdelandia y Hielolandia. Suena raro, ¿no? ;P

SuperSantiEgo dijo...

Bueno, como ya os he dicho en alguna ocasión ya hay gente que está confundiendo los nombres en inglés de algunos países como si valiese para el español. No es la primera vez que sale Greenland en vez de Groenlandia, o Burma en vez de Birmania, y aunque mucha gente lo escribe para tirarse el pegote imaginaos la penita que daría un locutor de telediario hablando de niullorc. No dice nada del nivel cultural de los traductores, o es que trabajan tan a contrarreloj que no les da tiempo a pensar.

También es a veces habitual respetar los "mister" en vez de adaptar a "señor", con efectos realmente extraños. Y si hubiese que respetar eso para todas las lenguas lo que nos podríamos reír. Bueno, son misterios, como por qué las modelos de Bourjois hablan con acento francés cuando las doblan.

Navaja, la explicación es más que simple: llevamos ni se sabe cuántos siglos mundo adelante poniéndole nombres a las cosas. La mayor parte de las ciudades y lugares de Europa tienen nombre propio en español que recuerda vagamente el impronunciable en alemán, danés o lo que sea.

Por cierto: los nombres de lugares o ciudades adaptados a nuestro idioma se llaman exónimos. Algunos están en desuso, como llamar Islas de la Madera a Madeira, pero en general todos siguen en activo.

mosca cojonera dijo...

Con lo de los nombres se hacen tremendos pifostios... Desde los que comentas, tan interesantes... Esas otras pequeñas diferencias como Argelia para nosotros, Algeria en inglés. Estonia, Letonia y Lituania, que al verlos en inglés, Letonia como Latvia, se hacen unos buenos lios a veces. O las traducciones de palabras indias en américa al "sonido" castellano, o la que siempre se cuenta de usar "yucatán" como nombre de un sitio, cuando en realidad les dijeron eso porque significa "no soy de aqui" o "no te entiendo".

Como "me pierde" la etimología... pues eso, me fascina el origen de las palabras que usamos :). Lo curioso en esas traducciones es que nos cargamos la historia que llevan los nombres, al borrar cualquier pista y solo repetimos el nombre, pero "vacío".
Es lo que decía el otro día con lo de "México", que tiene toda una historia, eso de pronunciar la x como j como se hacía con Don Quixote y que (aunque no lo ponen en el enlace) creo que aquí se pasó a escribir con "j" ese sonido, mientras que ellos mantuvieron la "x" como un símbolo de la independencia frente a la metrópoli.

Con todo este lío, vuelvo a lo que decía el otro día, por el que me parece mejor llamar a la gente como ella misma quieren que le llamen. En esa línea me parece estupenda la tendencia que creo que hay ahora a respetar el nombre original del sitio, cuando se habla de una ciudad "nueva" para los telediarios.

mosca cojonera dijo...

o sea, lo que ha dicho de los exónimos Supersantiego. Primero disparo y después pregunto...

SuperSantiEgo dijo...

Bastante grave es que haya energúmenos que digan Méksico o Teksas, pero por ejemplo con Oaxaca es que no se ha coscado casi nadie: Oajaca.

Perdona, mosca, pero el criterio que citas es inexistente desde el punto de vista filológico: a los franceses se la trae al pairo que digamos París, y lo escribamos con tilde, y que no digamos "paguí". Además los que ya hemos superado el sistema educativo en varias etapas a estas alturas no vamos a aprender cómo se dice toda puta capital y ciudad importante de Europa en su idioma original, empezando porque el que diga que se acuerda de cómo se dicen y escriben en cristiano es un mentiroso, o está licenciado en geografía. Y tendríamos cosas así: "El presidente español se ha reunido con sus homólogos de Deutschland y de la Republique Française en Polska, y esperan la llegada del primer ministro de Nihon (que tendríamos que discutir si no lo escribimos en japonés, por respeto a su cultura)." Eso sin contar con los gentilicios, que ya sería el cachondeo padre: ¿cómo diríamos "francoalemán" según ese criterio?

Aunque todo sea dicho, casi valdría la pena por joder a todo el mundo y que todos tuviesen que escribir y pronunciar "España", y que se jodan si no encuentran la "ñ" en sus teclados. Aunque no sé por qué no me imagino a los alemanes renunciando a su propia palabra, Spanien, ni mucho menos a los gavachos a su L'Espagne, con ese artículo que vemos en las novelas del XIX: "la Francia", "la Europa", y que ya ha caído en desuso. Una intuición que tengo. ¿Le importa a alguien que nos llamen tal como nos han llamado desde hace siglos?

Cuestión histórica aparte es cosas como el Lago Victoria, que desde luego no fue "descubierto", cuando ya había gente allí que le había puesto nombre. ¿Debemos ponernos ahora a llamarlo Ukerewe o seguir con nuestra tradición de blancos colonialistas?

Y esperaos, que estoy preparando un artículo sobre Québec, y cómo allí, con dos cojones bien puestos, incluso obligan al Kentucky Fried Chicken a ser el Poulet Frit Kentucky. Menuda caña de gente.

La navaja en el ojo dijo...

Voy a aclarar un poco lo de mi primer comentario, no vaya a ser que corra algo más que tinta por aquí.

No quería decir que Robert Altman fuese un mal dialoguista. A mí no me gusta lo que hace, pero no porque sea malo, sino porque no comparto sus decisiones o sus gustos. Es decir, una cosa es que a mí no me guste (‘Vidas cruzadas’, sí) y otra que yo diga que es malo. Son cosas completamente distintas.

A lo que iba. No quería decir que el diálogo fuese malo, sino que probablemente Altman no tenía intención ni de hacer chistes graciosísimos ni tampoco de elaborar unos juegos de palabras dignos de Quevedo. Lo más probable es que su intención fuese crear una conversación que sonase chorra, es decir, ligerita, para darle un tono distendido a la película. Y eso lo consiguió perfectamente.

Por ese motivo quería decir que lo mejor sería haber respetado esa intención y haber creado cualesquiera otros juegos de palabra, pero en español, en lugar de mantener el tema del diálogo sin lograr trasladar ni uno solo.

Ernesto dijo...

Que bueno eso del Poulet Frit, para confirmarlo vean:
http://www.pbase.com/halcyon_journey/image/25996880

Chusa dijo...

Al traducir cine Por muy bien que se haga, es imposible contentar a todos Siempre habrá algunos que prefieran el criterio de literalidad y otros que prefieran traducciones libres. Como ya se ha dicho aquí en otras ocasiones, las comedias "gamberras" se prestan más a hacer filigranas, pero ¿hasta dónde? A mi los refranes castizos en boca de un chaval de California me suenan fatal, pero vuelvo al principio, es imposible contentar a todos.
En cuanto a los gentilicios, comparto la opinión de supersantiego. hay razones históricas, etimológicas e incluso lógicas para que cada país (ciudad, pueblo...)llame a los otros paises (ciudades...)en su propio idioma. Me parece bien que gracias a la globalización, podamos saber como llaman los nativos de nuevos paises a sus lugares de origen, pero cambiar denominaciones de decenas e incluso cientos de años, sería ridículo.

Ian Curtis dijo...

Bueno, no es el tema principal del post pero ya que ha salido, aclaro, porque hay muchos equívocos; hablo del tema de las jotas y equis de México:

La 'x' se pronunciaba 'sh' (como las 'sh' inglesa y 'ch' francesa) en castellano antiguo, más o menos igual que el resto de las lenguas latinas. Así, México se pronunciaba 'méshico'. Y Quixote 'quishote'.

Luego (hacia el s. XVII, aprox.) el sonido de la 'x' ('sh') derivó en el actual sonido jota ('méjico'), pero se siguió durante un tiempo escribiendo con 'x': 'dixo' (por 'dijo'), 'Quixote' (por 'Quijote')... Esto fue así hasta que la RAE, en el s. XVIII (siglo de su fundación), normalizó el tema de la 'j' y la 'x': 'baxo', 'dixo', 'truxo' y demás pasaban a escribirse con 'j'. Se conservaron topónimos, como México o Xerez, por una simple cuestión de tradición (y de no adoptar la prescripción de la RAE).

De todo esto viene la actual confusión.

Dillinger is dead dijo...

Muy interesantes todos los comentarios, no pensaba que fuera a dar tanto jugo la cosa :-) Aunque algunos no estéis de acuerdo, la tendencia actual en la traducción es la de respetar los nombres de ciudades o países en su lengua original salvo que la traducción al español esté muy asentada, y también la de no traducir tratamientos equivalentes a Señor o Señora en otras lenguas (Mister, Monsieur, Herr, San, etc.).

Respecto a la película, el diálogo tiene su importancia porque está adelantando que el personaje de ella es enigmático (viene de un país extraño y no estamos muy seguros de que realmente sea de allí) y que los dos están prolongando esa conversación banal sin ninguna razón, es decir, están flirteando. Es importante mantener la referencia a Islandia y el chistecillo (que en ningún momento pretende tener gracia por otra parte) sobre engañar a las mujeres porque este personaje no vamos a saber nunca si engaña o no y porque se va a liar con el asesino de su marido.

Asokita dijo...

Hola a todos,

Soy una lectora asidua de este blog (al que llegué a través de blogdecine) y nunca he dejado un comentario porque... bueno, porque no, ea :)
Hoy he descubierto un blog muy interesante y hay una entrada en la que explican por qué Islandia se llama Islandia. Me he acordado de este post y he venido a dejar el enlace por si alguien tiene curiosidad:

http://filoblogos.blogspot.com/2006/12/this-is-not-your-island-this-is-our.html