Cine francés en DVD: ojo con los subtítulos

Ya son varios los errores muy básicos de traducción que veo en los subtítulos al español de películas francesas en DVD. No sé si estos fallos vienen ya de los subtitulados para salas de cine en versión original, o si se trata de traducciones hechas a propósito para el mercado de alquiler o de venta directa.

En À la folie... pas du tout (2002), que aquí se tradujo de forma discutible como Sólo te tengo a ti, una curiosa película sobre el transtorno psiquiátrico de la erotomanía con Audrey Tautou, la secretaria de un médico coge el teléfono y dice, según los subtítulos, gabinete del doctor ...., buenos días. Ya vimos al hablar de El gabinete del Dr. Caligari que la palabra gabinete (del francés cabinet) es un galicismo que, aunque esté admitido por el diccionario de la RAE, resulta muy extraño en ese uso; de hecho, la versión doblada en el mismo DVD sustituía gabinete por consulta, el término que utilizamos habitualmente en español.

Más literal todavía resultaba que Fanny Ardant dijera en un momento de Nathalie X (2003) que se había encontrado con una compañera de liceo; no se trataba del Liceo de Barcelona ni del Liceo Español de París, sino de un instituto (lycée en francés) normal y corriente, como indicaba la versión doblada.

En El juego de los idiotas (2006), tercera parte de la trilogía comenzada por La cena de los idiotas y Salir del armario, los subtítulos reproducían el siguiente diálogo:

- ¿Por qué este tipo tiene siempre que insultarme?
- No es grave.

C'est pas grave es la forma más habitual de decir en francés no importa, da igual, o en este caso no le des importancia (acertada opción de la versión doblada). No es grave en español se usa en un sentido mucho más literal para hablar de un problema que no reviste gravedad.

En ninguno de los tres casos la traducción literal dificulta la comprensión del contenido pero sí produce un efecto extraño en el espectador y no deseado por los autores de la película. Lo más llamativo es que se trata de errores muy básicos que nunca cometería un traductor de francés que se pudiera llamar así, y que además no aparecen en el doblaje, que en principio sí se presta más a la proliferación de incorrecciones en las traducciones por ser un proceso en distintas etapas en el que intervienen varias personas que normalmente no tienen conocimiento de lenguas extranjeras, como son el adaptador, el director y los actores de doblaje. Parece que, mientras el doblaje se ha cuidado más, el subtitulado se ha hecho deprisa y corriendo o tal vez ha sido realizado por aficionados que no conocen el francés (o tal vez que no conocen bien el español, en el caso de que el trabajo se haya llevado a cabo en Francia).

12 comentarios:

Chusa dijo...

La traducción de películas para su doblaje o subtitulación es uno de los trabajos peor pagados que existen por lo que la exigencia de cálidad es mínima también. En muchas ocasiones se encarga la traducción a personas con muy rudimentarios conocimientos tanto del idioma original como del español y que necesitan agarrarse al diccionario y (¡Horror!)al traductor de word para acabar algo mínimamente aparente.
En el caso del doblaje, esa tradución pasa por las manos del adaptador-director (ambas tareas corresponden a una misma persona practicamente siempre) y las deficiencias finales del guión son responsabilidad exclusivamente suya.
El subtitulado no pasa por ese filtro, de ahí la tremenda cantidad de errores y "literalidades" que se producen.
Por cierto, los actores de doblaje son meros intérpretes que dicen lo que les mandan siguiendo el viejo refrán de "donde hay patrón, no manda marinero".
A modo de anécdota: Película inglesa sobre el mundo del fútbol; señorita de la distribuidora que decide que hace ella la traducción; frase apocalíptica dentro de párrafo ininteligible con la que se encuentra la directora: "al jugador fulanito le dieron una patada que lo mandó fuera del campo". Evidentemente fulanito no estaba medio muerto sino fuera de juego. Y así toda la película. Menos mal que era fútbol y no críquet

La navaja en el ojo dijo...

Muy cierto, Jalop, las traducciones de subtítulos pueden ser peores que las de doblajes, pero quizá precisamente porque pasan por menos filtros.

Chusa, me admiran tus conocimientos. Cuéntanos más de ti.

Lo digo porque justo iba a comentar algunas cosas, pero te me has adelantado, como lo de que es el director de doblaje quien hace la adaptación y lo de los dobladores.

Siguiendo lo que dices y un poco como excusa de este blog, diré que nos dedicamos a señalar este tipo de fallos, pero que no queremos decir que la culpa sea siempre de la persona que hace la traducción. Incluso aunque el error sea suyo, la cuéstión estaría más por donde tú señalas de que hay pocas exigencias de calidad, de que se pagan muy mal y de que se entregan a personas que a lo mejor no tienen la preparación suficiente. Sería un problema de quien encarga el trabajo, no del/de la propio/a traductor/a. Y quizá también un poco de la preparación que se da, como por ejemplo, en la carrera de traducción o en cursillos.

Chusa dijo...

Mis conocimientos no tienen nada de admirable y sí mucho de lógicos. Enlaza con esta parte de mi blog y lo entenderás. Pero no me gusta en blog ajeno "publicitar" el propio.
http://atravesdemiespejo.blogspot.com/2007/05/con-la-boca-chica.html
A mí si que me encanta vuestro dominio de los idiomas y me siento muy a gusto aquí porque comparto con vosotros algo tan obvio pero olvidado como que lo importante es conocer el idioma al que se traduce más aún que el idioma del que se traduce.

Nota: El próximo martes 22 de mayo hay una jornada sobre Doblaje, traducción y subtitulación en la Universidad Europea de Madrid.

Anónimo dijo...

Pero las grandes culpables de todo esto son las distribuidoras que creen que una película se puede traducir en dos días. O en uno. Normalmente se da un margen de una semana para la traducción y el ajuste y cualquier traductor, por muy bueno que sea, se ve forzado a traducir 3 bobinas al día, pues cometerá errores simplemente por el hecho de que no puede parar a comprobar cosas o investigar como a él le gustaría.

Con los subtítulos sucede lo mismo, acabaremos subtitulando a "tiempo real" y por muy buenos que seamos, que lo somos, siempre vamos a cometer errores fruto de las prisas. Otro hecho que se da en este mundo es que las distribuidoras encargan su trabajo al mejor postor, o sea, quien se comprometa a hacerlo por menos dinero. Eso de por si ya da una idea de lo muchísimo que les preocupa la calidad. Las empresas que consiguen estos trabajos los "externalizan" a la otra punta del mundo, donde pueden trabajar por muy poco dinero y vete a saber en qué condiciones.

Curiosamente, las mejores traducciones suelen ser aquellas en las que el traductor ha podido disponer del tiempo necesario para hacer su trabajo como dios manda y se le ha pagado un precio justo para que pueda dedicarse en exclusiva a ello y sacar un producto de calidad.

Pero no nos engañemos, la tendencia es a abaratar costes y a doblar como churros. Y eso se nota no sólo en las traducciones, sino también en las interpretaciones de los actores de doblaje que en ocasiones son de pena. En más de una ocasión he escuchado quejas por parte de responsables de distribuidoras sobre las pocas ganas que ponen los actores a la hora de doblar.

Lo que no llego a comprender es por qué en un momento yo diría que bueno para la industria desde la aparición del DVD, se quiere escatimar 3.000 o 4.000 euros en un doblaje o una subtitulación de calidad.

jalop dijo...

Naturalmente suscribo todo lo que dice La navaja en el ojo, nuestra intención no es meternos con los traductores sino con quien no les paga lo que vale su trabajo, no les da tiempo para hacerlo con calidad y/o paga en negro a amigos que saben "algo" de inglés o de francés en lugar de a profesionales. Y quejarnos de la mala calidad de las traducciones que sufrimos; eso sí, me pregunto si el público lo percibe o si está tan acostumbrado al deterioro de la lengua, ya no sólo en las traducciones, sino en los programas de producción propia, donde vemos continuamente rótulos con faltas de ortografía, etc. que ya todo pasa desapercibido.

Que en traducción es todavía más importante el usar correctamente tu lengua que el conocimiento de la lengua extranjera (que evidentemente es fundamental), lo suscribo también al cien por cien. Y que alguien sea nativo no garantiza en absoluto que domine la lengua (al menos la escrita).

sobreunanube dijo...

Acabo de descubrir vuestro blog y ya me quedé enganchado. Con este post me acordé de un error en la peli "Code Inconnu" cuando la Binoche en el supermercado le pregunta al chico "si ha estado con alguien"... ahora no me acuerdo como iba la cosa, en fin que me encantan todas estas curiosidades y el título del blog, buenísimo. Un saludo.

Josep Tarrés dijo...

El caso de "A la folie. Pas du tout" lo veo realmente complicado... si se pretende mantener el mismo juego de palabras que en francés.

En Francia, cuando los enamorados deshojan una margarita para saber si su amor es correspondido, canturrean: "un peu, beaucoup, passionement, à la folie, pas du tout".

En España, sólo decimos: "me quiere, no me quiere".

Eso ya nos limitaría bastante. A demás, no podemos hacer ninguna relación entre el "me quiere, no me quiere" y la locura, mientras que en francés, "à la folie" es perfecto.

Se podría haber hecho una traducción literal del tipo: "Con locura. Ni en broma", o algo así, pero creo que sería demasiado forzado.

Por eso, creo que lo mejor es prescindir totalmente del título original y crear uno nuevo a partir de lo que transmita la película.

Mármara dijo...

Vengo poco, y bien que lo siento, porque llevo una temporada pelín azotada en lo laboral (hoy, por ejemplo, estoy en el curro leyéndoos y, por tanto, escaqueándome de las montañas de papeles que se me han ido acumulando sobre la mesa). Pero cada vez que vengo me maravillo de vuestros conocimientos, y de los de la concurrencia. Sólo por eso, que les den a los papelorios.

jalop dijo...

Muy buena la aclaración de Josep. "À la folie pas du tout" es un título intraducible, pero se podría haber optado, como tú dices, por algo más adecuado y próximo a lo que transmite la película que "Sólo te tengo a ti" que ni habla de locura ni suena romántico. "Me quiere, no me quiere" o "Me quiere con locura", entre otros muchos posibles, se acercarían más a las intenciones del original.

Y muchas gracias por el comentario, Mármara. Un saludo.

La navaja en el ojo dijo...

El otro día en los subtítulos de otra peli también ponían "no es grave". Qué desastre, mira que es una expresión que se aprende en los primeros días de cursos de francés. Porque pelis francesas vienen muy pocas, pero, si esto fuese del inglés, ya estaría todo el mundo en España diciendo No es grave para referirse a no importa. Por eso los doblajes del inglés hacen más daño a nuestra habla.

jalop dijo...

No me sorprende, hace poco he visto también traducir "bête" por "bestia", en lugar de por "animal" o por "tonto", que es lo más adecuado dependiendo del contexto. Muy buena apreciación, es probable que si el francés tuviera la fuerza del inglés estuviéramos todos diciendo "no es grave" en lugar de "no importa" o diciendo "no seas bestia" queriendo decir "no seas tonto" en lugar de "no seas bruto".

La navaja en el ojo dijo...

Hoy he visto una peli (mala de narices, por cierto) en la que Audrey Tautou tenía un cuaderno para hacer dibujos. En francés cuaderno se dice carnet. Entonces, en el subtítulo, ella le ha pedido al tío que le devuelva su carné. No sé si es que hacen la traducción sin ver la peli porque, para más inri, el cuaderno estaba en plano en todo momento y, en cuanto ella se lo pide, él se lo devuelve.